jueves, 19 de noviembre de 2015

Una luna brillante

Crédito: NASA

Aunque Dione (en primer plano) y Enceladus (en segundo plano) están compuestos prácticamente de los mismos materiales, Enceladus tiene una considerablemente mayor reflectividad superficial que Dione. Como resultado, aparece más brillante. 

La superficie de Enceladus (cuyo diámetro es 504 kilómetros) recibe de forma constante una lluvia de granos de hielo procedente de los jets existentes en el polo sur. De este modo, su superficie es más fresca y brillante que la de Dione (cuyo diámetro es de 1123 kilómetros), más antigua. A medida que las superficies regeneradas son expuestas al espacio, se cubren de polvo y son dañadas por la radiación, de modo que se oscurecen. Este proceso se conoce como "space weathering".

En esta imagen el norte de Enceladus está arriba y rotada un grado hacia la derecha. La fotografía fue realizada el pasado 8 de septiembre por la de alta resolución de la misión Cassini, en luz visible.

La imagen fue tomada a una distancia de aproximadamente 83.000 kilómetros de Dione y su escala es de 500 metros por píxel. Enceladus se encontraba a 364.000 kilómetros y presenta una escala de 2.200 metros por píxel.


Fuente de la noticia: NASA

2 comentarios:

  1. Esta es la pagina de astrofísica que más me gusta, es genial, gracias por vuestra información!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Mario. Son un gran aliciente para seguir adelante con la web.

      Un abrazo!

      Eliminar