sábado, 6 de febrero de 2016

Añadiendo una nueva dimensión a la temprana química del Sistema Solar

Crédito: NASA/FUSE/Lynette Cook
 Mediante el empleo de simulaciones informáticas, un grupo de investigadores ha descubierto nuevos datos sobre la composición química de los granos de polvo que se formaron en el Sistema Solar hace 4,5 mil millones de años.

Científicos de la Universidad Tecnológica de Swinburne, Melbourne y la Universidad de Lyon, Francia, recrearon un mapa bidimensional de la química del polvo de la nebulosa protosolar, un fino disco de polvo que rodeaba a un joven Sol, y a partir del cuál se formaron los planetas.

 Era esperado que los materiales reflactarios, aquellos que soportan altas temperaturas, estuviesen ubicados en las cercanías del Sol, mientras que los materiales volátiles, como los hielos y los compuestos de azufre, se formaran lejos de la estrella donde las temperaturas son más frías.

Sin embargo, los nuevos mapas producidos por el equipo de investigadores revelaron una distribución química compleja del polvo, en la que los materiales reflactarios también se presentaban a grandes distancias del Sol, en la superficie del disco de polvo. Además también detectaron materiales volátiles en el interior, cerca de la joven estrella.

"Los nuevos datos nos han aportado una idea más clara de cómo era nuestro Sistema Solar poco después de su formación", explica el investigador Francesco Pignatale. "La nebulosa solar es muy delgada y hemos encontrado regiones con temperaturas relativamente altas a mayores distancias del Sol de lo esperado, así como regiones más frías cerca de la estrella. Esto es debido a la capacidad de los rayos solares de calentar el disco así como a que la alta concentración de polvo en algunas regiones impide que la distribución del calor sea eficiente".


 Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada