viernes, 26 de febrero de 2016

Localizado un planeta en el Cúmulo de las Hyades

La estrella enana roja K2-25, perteneciente al cúmulo de las Hyades, se indica en esta vista del Digitized Sky Survey mediante un círculo rojo. Las Hyades es el cúmulo abierto más cercano a la Tierra. Es visible en el cielo nocturno en los cuernos de la constelación de Tauro, el toro. Crédito: A. Mann / McDonald Obs./DSS
Andrew Mann, astrónomo de la Universidad de Texas, y sus colegas, han descubierto un planeta en un cúmulo de estrellas cercano que podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se forman y evolucionan estos cuerpos. El descubrimiento del planeta K2-25b ha sido posible gracias al telescopio espacial Kepler y al Observatorio McDonald de la Universidad. 

 K2-25b orbita en torno a una estrella enana roja, un astro más pequeño y menos brillante que el Sol. Las enanas rojas son las estrellas más abundantes de la galaxia, y en particular, el astro estudiado se encuentra en el cúmulo de las Hyades, el más cercano a nuestro planeta. Sus estrellas son jóvenes, por lo que sus planetas también debe serlo.

 "Los cúmulos abiertos son herramientas poderosas para el estudio porque todas las estrellas poseen la misma edad y composición", dijo Mann. "Muchos planetas podrían detectarse orbitando en torno a las jóvenes estrellas de un cúmulo. Y luego, podríamos compararlos con los planetas más viejos encontrados en otros lugares para analizar sus diferencias y estudiar así su evolución con el tiempo".


Por ejemplo, se podrían estudiar las migraciones planetarias. Es decir, es posible que los planetas se formen más lejos de sus estrellas y que con el tiempo se aproximen a ellas. Muchos sistemas exoplanetarios poseen grandes planetas orbitando a distancias muy próximas a sus estrellas a diferencia de nuestro Sistema Solar. Un análisis de los sistemas planetarios de diferentes edades nos podría aclarar las dudas existentes sobre este fenómeno. Además, también podríamos encontrar pistas de cómo era nuestro Sistema Solar cuando era mucho más joven.

El planeta localizado en las Hyades posee aproximadamente el tamaño de Neptuno, es decir, es un cuerpo relativamente grande en comparación con el resto de planetas localizados en torno a estrellas enanas rojas. "Casi todos los cuerpos localizados en torno a enanas rojas poseen menos de dos veces el tamaño de la Tierra", dijo Mann.

El gran tamaño del planeta sugiere que podría tener una atmósfera de hidrógeno y helio que podría estar siendo despojada por la radiación de la estrella. "Esto podría tener importantes implicaciones para nuestra comprensión de cómo evolucionan los planetas, incluyendo planetas similares a la Tierra, ya que necesitamos saber cuánto tiempo podría mantener un planeta sus posibles condiciones de habitabilidad".

Los astrónomos aficionados Thomas Jacobs y Daryll Lacourse encontraron este candidato a planeta gracias a los datos libres disponibles de la misión extendida del telescopio espacial Kepler. Se pusieron en contacto con Mann, quen posteriormente observó a la enana roja desde el Observatorio McDonald.

El estudio y análisis de K2-25b continúa.


Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada