jueves, 10 de marzo de 2016

Buscando al hipotético noveno planeta del Sistema Solar mediante resonancias orbitales

 A lo largo de las últimas semanas hemos leído noticias sobre la hipotética existencia de un nuevo planeta en el exterior del Sistema Solar. Son varios los científicos que han aportado nuevos datos sobre esta búsqueda en activo.

Pero si hay una rama de la física que destaca entre los investigadores dedicados a esta ardua búsqueda es la de la dinámica planetaria, es decir, el estudio de los movimientos de los planetas. ¿Y por qué? Precisamente porque todo apunta a que este cuerpo está tan lejos que su luz es muy débil para detectarlo, siendo más sencillo analizar la influencia que ejerce sobre otros cuerpos que se encuentran en la zona.

Así, Renu Malhotra y sus colegas, en un nuevo estudio, señalan que la influencia del posible planeta podría haber dado forma a las órbitas de los objetos del Cinturón de Kuiper distantes, más allá de las propuestas planteadas por Mike Brown, publicadas anteriormente en Astrofísica y Física, y que podéis consultar en este enlace.


En el documento, Malhotra señana que las órbitas de los objetos distantes del Cinturón de Kuiper conocidos como  Sedna, 2010 GB174 2004 VN112, 2012 VP113, y 2013 GP136, son tan excéntricas que es probable que hayan tenido encuentros cercanos con este hipotético planeta. Estos pequeños cuerpos están unidos muy débilmente al Sol por lo que un encuentro cercano con un cuerpo mucho más masivo podría desencadenar su definitiva expulsión del Sistema Solar. Por lo tanto, para explicar la presencia de estos cuerpos más allá de Neptuno se barajan dos ideas. La primera, es que no se hayan producido el suficiente número de encuentros como para que se produzca la expulsión de todos los cuerpos. Y la segunda, y más probable, es que entre estos cuerpos menores y el hipotético planeta se produzcan resonancias gravitatorias. Gracias a este fenómeno Plutón continúa en nuestro Sistema Solar a pesar de cruzar la órbita de Neptuno porque el planeta enano orbita alrededor del Sol dos veces por cada tres que lo hace el gigante helado. Por lo tanto, nunca se aproximan el uno al otro y así Neptuno carece de la influencia suficiente sobre Plutón com para expulsarlo.

Malhotra y sus colegas están trabajando en la hipótesis de las resonancias para las órbitas observadas. Desgraciadamente contamos con un número reducido de observaciones de estos mundos lentos y distantes. Aún así, los científicos creen que el período orbital de Sedna se encuentra en una resonancia 3:2 con el supuesto planeta; 2010 GB174 en una 5:2; 2994 VN112 en una resonancia 3:1; 2004 VP113 en 4:1; y 2013 GP136 en 9:1.

Si esto es cierto, estaríamos ante un nuevo métodos que nos ayude a encontrar al hipotético planeta. Trabajando con esta idea, los científicos han llegado a la conclusión de que un planeta de al menos diez veces la masa de la Tierra podría tener dos posibles inclinaciones en el plano orbital: o inclinado en 18 grados o 48 grados. En el caso de la baja inclinación, la excentricidad órbita sería menor que 0,18; en el caso de alta inclinación, podría ser mucho mayor. Hay muchos lugares a lo largo de las posibles órbitas en los que podría encontrarse el supuesto planeta.

¿Es esta una prueba definitiva para la existencia de un noveno planeta? No. En palabras de Malhotra:

    Nuestro análisis apoya la hipótesis de la existencia de un planeta distante, pero no debe considerarse como una prueba definitiva. Los periodos orbitales calculados cuentan con una gran incertidumbre y las proporciones encontradas en un pequeño grupos de cuerpos podría deberse a simple coincidencia. Además, en estos lugares alejados del Sol, las órbitas inestables pueden persistir durante largos periodos de tiempo, posiblemente, llegando incluso a remontarse al nacimiento del Sistema Solar, en función de la masa del planeta. Si es así, se debilitaría el argumento de las órbitas resonantes, por lo que sería pertinente examinar estas cuestiones en futuros trabajos.




Más información sobre este estudio en la Sociedad Planetaria.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada