jueves, 10 de marzo de 2016

CHIMERA: Instrumento versátil para estudiar objetos del Cinturón de Kuiper (y II)

Crédito: NASA/JPL-Caltech

Otro interés científico en el uso de CHIMERA son los asteroides cercanos a la Tierra, los cuales pueden ser detectados por el instrumento incluso si únicamente tienen un tamaño de 10 metros. Mike Shao, del JPL y líder del grupo para búsqueda de asteroides cercanos a la Tierra en CHIMERA, predice que usando CHIMERA en el telescopio Hale en Palomar, pueden localizar varios de estos asteroides por cada noche de observación con el telescopio.

Objetos pulsantes como sistemas estelares binarios, estrellas enanas blancas pulsantes o enanas marrones también pueden ser observados con CHIMERA.

Para Gregg Hallinan "Lo que hace a CHIMERA único es la imagen multicolor a alta velocidad y gran campo, y que puede ser usado en una amplia variedad de propósitos científicos. Es el instrumentos más sensible de esta clase".

CHIMERA usa detectores llamados electron multiplying charged-coupled devices (EMCCDs), que lo convierten en un sistema extremadamente sensible y de bajo ruido. Uno de los EMCCDs capta luz cerca del infrarrojo cercano, mientras que otro lo hace en longitudes de onda azul o verde, y la combinación permite un robusto sistema de búsqueda de perturbaciones en la luz estelar. Los detectores son capaces de funcionar a -100 grados Celsius para evitar ruido al fotografiar objetos.

Como aclaró Leon Harding "No solamente podemos fotografiar un amplio campo, también podemos fotografiar objetos que rotan cientos de cientos de veces por segundo".

Uno de estos objetos que el equipo de CHIMERA usó para probar el instrumento fue el púlsar de la Nebulosa del Cangrejo, en Tauro. Este púlsar es el resultado final de una estrella cuya masa colapso al final de su vida. Su masa es como la del Sol, pero gira sobre su eje 32 veces por segundo. El instrumento enfocó el púlsar en una exposición de 300 segundos para crear una imagen en color.

Remarcando la versatilidad de CHIMERA, el instrumento también fotografió el cúmulo globular M22, situado en la constelación de Sagitario, hacia el centro de nuestra galaxia. Una sola imagen de 25 milisegundos capturó más de 1.000 estrellas. El equipo observará M22, y otros campos como este, durante 50 noches a lo largo de 3 años, para buscar indicios de objetos del Cinturón de Kuiper.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada