jueves, 3 de marzo de 2016

Ráfagas procedentes de una galaxia desconocida

L. Calçada / ESO
 Por primera vez se han detectado repetidas y breves ráfagas de ondas de radio desde una fuente desconocida que probablemente se encuentre más allá de la Vía Láctea. Los resultados indican que estas "explosiones de radio rápidas" proceden de un objeto extremadamente poderoso que en ocasiones produce múltiples explosiones en menos de un minuto.

Antes de este descubrimiento, publicado en Nature, todas las explosiones de radio rápidas (FRB) detectadas han constituido hechos aislados. Debido a ello, la mayoría de las teorías sobre el origen de estos misteriosos pulsos han implicado incidentes catastróficos que destruyen sus fuentes como la explosión de una supernova o el colapso de una estrella de neutrones en un agujero negro. Este nuevo hallazgo, sin embargo, muestra que algunas de estas fuentes tienen otros orígenes.


 Los FRB duran sólo unas pocas milésimas de segundo y tienen intrigados a los científicos desde que se detectaron por primera vez hace casi una década. A pesar de los grandes esfuerzos que se han realizado para su seguimiento, hasta la fecha no se había conseguido detectar dos señales repetidas.

Pero el 5 de noviembre de 2015, el estudiante de doctorado Pablo Scholz, de la Universidad de McGill, recogió los datos aportados por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico y los estudió con el superordenador High Performance Computing Center de McGill, encontrando varias ráfagas con propiedades consistentes a las observadas en un evento FRB de 2012.

"Las señales de repetición fueron sorprendentes y muy emocionantes", dice Scholz. "Supe de inmediato que el descubrimiento sería muy importante para el estudio de las FRB. En total encontré 10 nuevas explosiones."

El hallazgo sugiere que estas ráfagas proceden de un objeto muy exótico, como una estrella de neutrones de rotación muy rápida. También es posible que nos encontremos ante el descubrimiento de una nueva clase de objetos que emitan este tipo de señales.

"El brillo y los espectros de este evento también difieren de otros FRB", señala Laura Spitler del Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn, Alemania. "La búsqueda de la galaxia anfitriona de esta fuente ayudaría a comprender las propiedades del FRB."

En futuras investigaciones, el equipo espera identificar la galaxia donde se originaron las explosiones de radio. Para ello, será necesario detectar explosiones usando radiotelescopios más potentes que el de Arecibo. Una solución para este problema sería la de emplear la técnica de la interferometría que nos permite aumentar la potencia de los equipos combinando sus cualidades. 


Más información en el enlace.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí, haber en qué queda esta investigación. Diferentes resultados de la misma circulan por la red.

      Un saludo!

      Eliminar