sábado, 9 de abril de 2016

Encontrada la primera estrella de neutrones giratoria en la galaxia de Andrómeda

Crédito: ESA

Décadas de búsqueda en la cercana galaxia de Andrómeda han obtenido finalmente su fruto, con el descubrimiento gracias al telescopio espacial XMM-Newton de una estrella de neutrones.

La galaxia de Andrómeda, o M31, es un objetivo popular entre los astrónomos. Bajo cielos oscuros y limpios es incluso visible a simple vista. Su proximidad y similitud en estructura a nuestra galaxia espiral, la Vía Láctea, la convierten en un importante laboratorio natural para los astrónomos. Ha sido muy estudiada durante décadas con telescopios y cubriendo el espectro electromagnético completo.

A pesar de haber sido tan estudiada, una clase particular de objeto jamás había sido detectado: una estrella de neutrones giratoria.

Las estrellas de neutrones son restos pequeños y extraordinariamente densos de una estrella masiva que explotó en forma de potente supernova al final de su vida natural. Generalmente giran muy rápidamente y pueden liberar pulsos regulares de radiación, en forma similar a como lo hace un faro.

Estos púlsares pueden ser localizados en una pareja estelar, con la estrella de neutrones devorando a su vecina. Esto hace que la estrella de neutrones gire más rápido, y que genere pulsos de rayos-X de alta energía a partir del gas que cae en la estrella de neutrones a través de los campos magnéticos.

Los sistemas binarios que contienen una estrella de neutrones son bastante comunes en nuestra galaxia, pero jamás se habían observado en la galaxia de Andrómeda.

Ahora, astrónomos buscando sistemáticamente en los datos del telescopio de rayos-X XMM-Newton han encontrado una señal de una fuente inusual que corresponde con la de una estrella de neutrones que gira a alta velocidad.

Gira cada 1,2 segundos y parece que se está alimentando de una estrella vecina que la orbita cada 1,3 días.

Según Gian Luca Israel, del INAF-Osservatorio Astronomica di Roma (Italia) y uno de los autores del paper, "Estábamos esperando detectar señales periódicas dentro de los objetos más brillantes en rayos-X de Andrómeda, en línea con lo que hemos encontrado en los años 60 y 70 en nuestra propia Galaxia. Pero púlsares en rayos-X brillantes y persistentes como este son peculiares, por lo que no era una cosa segura hasta que pudiésemos encontrar uno en Andrómeda. Hemos buscado en los archivos de datos de Andrómeda entre 2000 y 2013, pero no fue hasta 2015 cuando fuimos finalmente capaces de identificar este objeto en la región espiral exterior de la galaxia en dos de las 35 medidas".

Mientras que la naturaleza precisa del sistema continúa sin aclararse, los datos indican que es inusual y exótico.

Según Paolo Esposito, del INAF-Istituto di Astrofisica Spaziale e Fisica Cosmica (Milán, Italia), "Podría ser lo que llamamos un 'pulsar binario peculiar de rayos-X de baja masa' -en el cual la estrella compañera es menos masiva que nuestro Sol- o alternativamente un sistema binario de masa intermedia, con una compañera de cerca de dos masas solares. Necesitamos realizar más observaciones del púlsar y su compañera para ayudar a determinar que escenario es más probable".

Para Norbert Schartel, científico del proyecto XMM-Newton, "La galaxia de Andrómeda ha sido una fuente durante mucho tiempo de excitantes descubrimientos, y ahora una intrigante señal periódica ha sido detectada con nuestra destacada misión en rayos-X. Estamos en una mejor posición ahora para encontrar más objetos como este en Andrómeda, tanto con XMM-Newton como con futuras misiones como la siguiente generación de observatorios de altas energías de la ESA, Athena".


Fuente de la noticia: "Found: Andromeda’s first spinning neutron star" de ESA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada