jueves, 28 de abril de 2016

Guía para la observación del Tránsito de Mercurio del 9 de mayo de 2016

Fuente: Wikipedia
Desde ayer y hasta el próximo 9 de mayo, que se producirá el Tránsito de Mercurio, seguiremos publicando diferentes artículos sobre el planeta para aprender más sobre su geología, historia de su observación, características orbitales, etc. La finalidad de todos estos post es la del llegar al evento con los máximos conocimientos posibles sobre Mercurio.

Pero hoy, dadas las numerosas peticiones recibidas de los lectores, publicaremos la guía para la observación del fenómeno.

Ahora vamos a tratar ya directamente qué podemos observar en este evento y cómo podemos verlo.

Generalidades sobre el Tránsito de Mercurio

Tal y como nos indica la palabra tránsito, este fenómeno se produce porque Mercurio, visto desde la Tierra, atraviesa el disco solar. Para ello, deben alinearse, y en este orden, el Sol, Mercurio y la Tierra. Como Mercurio se encuentra más cerca que Venus del Sol, los tránsitos del pequeño planeta son más frecuentes. El último tránsito de Mercurio tuvo lugar en el año 2006 y no se volverá a producir otro hasta el año 2019. En el caso de Venus, el último tránsito sucedió en 2012 y no se producirá otro hasta el año 2117. El próximo tránsito de Mercurio, podremos observarlo desde las 13:10h hasta las 20:40h local aproximadamente. Los horarios exactos para cada localidad se muestran en un apartado inferior.

Si Mercurio y la Tierra orbitasen en el mismo plano, este fenómeno se produciría unas tres veces al año, pero como la órbita del planeta más cercano al Sol está inclinada 7º con respecto a la eclíptica, para que se produzca este fenómeno, el planeta tiene que estar cerca de los nodos de su órbita.  La Tierra atraviesa cada año la línea de los nodos de la órbita de Mercurio el 8-9 de mayo y el 10-11 de noviembre, aproximadamente. Si coincide que en esas fechas Mercurio se encuentra cerca de sus nodos, se producirá un tránsito.  La diferencia principal entre los dos tránsitos es que en los observados en mayo, como Mercurio está mas cerca de la Tierra, su diámetro es un poco mayor que durante los tránsitos de noviembre (12" frente a los 10" de noviembre).

Crédito: ESO





Debido a que Mercurio orbita en torno al Sol cada 88 días, y la Tierra cada 365,4 días aproximadamente, existe una periodicidad en este fenómeno que obedece complejas reglas de dinámica orbital. Por ello, los tránsitos se producen un promedio de 13 veces por siglo en intervalos de 3, 7, 10 y 13 años.

En la imagen de la izquierda vemos la simulación del tránsito tomando como referencia el cenit (tal y como lo veremos mirando al Sol con una montura altazimutal). La imagen de la derecha nos muestra el recorrido real de Mercurio, tomando como referencia el ecuador del Sol (como lo veremos con una montura ecuatorial). Fuente: OSAE


¿Qué podemos observar durante un tránsito?

Primero, hay que dejar claro que Mercurio es un planeta muy pequeño y que está muy cerca del Sol, por lo que este fenómeno precisará de instrumentos ópticos para su observación. Es decir, con las típicas gafas de observación de eclipses solares no podríamos distinguir el evento. Desde la perspectiva de nuestro planeta, el diámetro aparente de Mercurio (de unos 12,1 segundos de arco) será unas 158 veces menor al del Sol. Así, que este será un fenómeno discreto, no tan espectacular como un eclipse, pero no por ello menos interesante.

En el siguiente apartado analizaremos cómo podemos realizar la observación de forma segura. NUNCA hay que mirar directamente al Sol sin la protección adecuada.

Los principales eventos a observar durante un tránsito de Mercurio son denominados contactos. Se trata de cuatro momentos en los que las circunferencias de los discos de Mercurio y el Sol son tangentes entre sí, es decir, están en contacto en un solo punto.

   - Primer contacto (I): Marca el inicio del tránsito y se produce cuando el disco del planeta “toca” por primera vez el limbo solar. Resulta difícil determinar el momento exacto en el que esto ocurre, pero pocos segundos después, el planeta puede ser percibido como una pequeña muesca en el limbo solar perfectamente circular. Durante unos tres minutos podremos apreciar cómo el planeta se introduce en el disco solar.

   - Segundo contacto (II): Es el momento en el que el disco  del planeta cruza por completo el limbo solar, y a partir de entonces resulta visible en su totalidad por delante del Sol. Durante las horas siguientes, la silueta del planeta atraviesa lentamente el disco solar.

   - Tránsito máximo: El instante en que los centros del Sol y de Mercurio están separados por la menor distancia angular, es decir, el planeta se encuentra lo más cerca posible del centro del disco solar.

   - Tercer contacto (III): El planeta vuelve a “tocar” el lado opuesto del limbo solar después de haber atravesado su disco. Durante unos tres minutos podremos ver cómo Mercurio abandona a nuestra estrella.

   - Cuarto contacto (IV): El disco del planeta finalmente “sale” del disco solar por completo, dando por finalizado el tránsito y volviéndose nuevamente invisible.

Los contactos I y II definen la denominada fase de ingreso, y los contactos III y IV conforman la fase de egreso del tránsito.

Mientras observamos al planeta cerca del limbo de la estrella podemos intentar percibir el fenómeno conocido como gota negra.

Justo después del segundo contacto, y de nuevo justo antes del tercer contacto durante el tránsito, una "lágrima" pequeña negra aparece al conectar el disco del planeta en el limbo del Sol, por lo que no es posible determinar con precisión el momento exacto de contacto de ambos contactos.

Este fenómeno tiene su importancia, ya que los tránsitos de Venus son empleados para calcular el valor exacto de una unidad astronómica, y al no poder observarse el preciso momento en el que se producían estos contacto, llevó a los científicos a cometer errores en los cálculos.

En un principio, se pensó que este fenómeno era debido a que Venus poseía una gruesa atmósfera. Pero después se observó este efecto en un tránsito del planeta Mercurio, por lo que se dedujo, que podría deberse a nuestra propia atmósfera y sus turbulencias.

En el tránsito de Venus del 8 de junio de 2004, muchos observadores dijeron que no vieron el efecto de la gota negra, o al menos que fue mucho menos pronunciado de lo que había sido reportado en los tránsitos de los siglos anteriores. Esto pudo deberse a que se emplearon telescopios más grandes, mejores ópticas y el oscurecimiento del limbo. Por ello, la hipótesis más aceptada establece que el efecto no sería visible en condiciones de visualización excepcionales y con una óptica muy buena. Así, según se utilicen mejores instrumentos y de mayor apertura, el efecto de la "gota negra" disminuiría hasta llegar a desaparecer.

Manchas solares fotografiadas con un Solarscope. F. Sevilla
Más difícil aún será observar al planeta antes del primer contacto y tras el últimos gracias a que justo en esa zona de contacto se esté produciendo una erupción solar que nos permita visualizarlo unos segundos antes y unos segundos después. ¡Pero se puede intentar!

Además no debemos olvidar que es posible que la superficie del Sol presente alguna mancha solar por lo que podemos compararlas con el disco del planeta. Pero, ¡cuidado!, no debemos confundir Mercurio con una mancha solar. ¿Cómo lo diferenciamos? Una de las diferencias más notables es que se trata de un pequeño círculo perfecto, las manchas solares normalmente suelen tener formas irregulares.

Por último, a diferencia de una mancha solar, Mercurio se mueve relativamente rápido por delante del Sol. En esta ocasión tardará casi 7 horas y media en "cruzarlo". Las manchas solares están fijas sobre la superficie del Sol y el leve movimiento que se puede apreciar es por la propia rotación solar. En resumen, si en 5 o 10 minutos se ha movido un poquito, es Mercurio, si sigue en el mismo sitio, es una mancha solar.

¿Dónde y cuándo se puede observar el tránsito?

Este fenómeno puede observarse en amplias zonas del planeta tal y como puede apreciarse en la figura inferior.


 Los datos para su observación vienen recogidos en la siguiente ilustración.

Ver a mayor tamaño en este enlace.

Pero para ser más específicos con el lugar de residencia y observación de cada uno de los aficionados, en este enlace podéis consultar los datos relativos a cualquier localidad para contemplar el tránsito. Como ejemplo os muestro los datos relativos a San Sebastián, ciudad en la que espero observar el fenómeno si las nubes nos lo permiten.


Además, las diferentes Agrupaciones Astronómicas están preparando observaciones para divulgar el evento. En este enlace de la FAAE, podéis consultar si en vuestra localidad se va a organizar alguna actividad pública a la que podréis asistir.


 Cómo observar el tránsito de Mercurio

Como he indicado anteriormente y que no me cansaré de repetir: NUNCA HAY QUE MIRAR DIRECTAMENTE AL SOL SIN LA PROTECCIÓN ADECUADA. Ahora, vamos a hacer un resumen de los métodos más sencillos para observar el evento sin introducirme en los instrumentos más avanzados.

Dado el pequeño tamaño de Mercurio precisaremos de instrumentos ópticos como prismáticos o telescopios. En ambos casos, podemos utilizar un filtro especial para observación solar, o bien, emplear el método de la proyección.

Los filtros homologados siempre deben ir colocados por delante, jamás detrás. Es decir, deben colocarse entre el instrumento y el Sol, no entre nosotros y el instrumento. No se debe usar tampoco negativos, ni películas quemadas, cristales ahumados, CD etc... para la observación del Sol, esos sistemas son peligrosos y no protegen de los rayos ultravioleta.

Vamos a explicar el método de la proyección:

Este es el método que yo suelo emplear. Se hace pasar la luz del Sol a través del telescopio y se proyecta sobre una superficie lisa. Es recomendable utilizar oculares de menor aumento, ya que producen imágenes más grandes y generan menos calor, protegiendo así el instrumento. Como superficie lisa puede utilizarse una pared o una cartulina. Probaremos a colocar telescopio-pantalla a diferentes distancias hasta que veamos una imagen nítida del Sol.



El método de proyección también puede realizarse con prismáticos. Se tapa una de las lentes de los binoculares y se hace pasar la luz a través de la lente abierta. Enfocamos bien, y tendremos una bonita imagen del disco solar.


Existen telescopios exclusivos para la observación solar, como los coronados. Pero como he indicado antes, sólo vamos a tratar aquellos instrumentos que pueda manejar un observador con poca experiencia, o ninguna, en la observación solar. Aquí nuestra recomendación es un sencillo Solarscope, que cuesta unos 65 euros. El Solarscope es un telescopio solar destinado especialmente a actividades educativas. El telescopio proyecta la imagen del Sol y nos permite ver las manchas solares indirectamente, de forma que no representa ningún riesgo para la salud. Con el Solarscope se pueden observar manchas solares, tránsitos de Venus y Mercurio, y eclipses solares. 


 La siguiente fotografía la tomé con mi Solarscope durante el eclipse de Sol de noviembre de 2013. ¿Veis las manchas solares? En este evento, intentaré fotografiar a Mercurio con este sencillo aparato.



¡Feliz observación! Si queréis podéis compartir vuestra experiencia con nosotros. Con mucho gusto publicaremos vuestras fotografías o dibujos en Astrofísica y Física.




 Enlaces consultados

http://www.astrofisicayfisica.com/2016/04/que-es-un-transito-de-mercurio.html
http://xjubier.free.fr/en/site_pages/transits/xST_GoogleMap3.php?Trt=+20160509&Acc=2
http://www.astronomiaonline.com/2016/03/transito-de-mercurio-2016/
http://eclipsewise.com/oh/tm2016.html
http://www.osae.info/transitos/transito_mercurio_2016.htm
http://www.astrofisicayfisica.com/2015/03/guia-completa-para-observar-el-eclipse-20-marzo-2015.html
http://www.astrofisicayfisica.com/2014/10/solarscope-dia-23-region-solar-2192-en.html

8 comentarios:

  1. Excelente guia vero, muy detallada y con datos interesantisimos...buen trabajo ...saludos desde latitud 10°N, Venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Espero que puedas observarlo sin problemas. Aquí la meteorología es muy adversa, pero lo intentaremos.

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Excelente! Observaremos desde Ypacaraí en Paraguay.

    ResponderEliminar
  3. la órbita de Mercurio en torno al Sol es de 88 días aprox. Lo que es cada 116 días aprox, es su periodo sinódico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cierto! Lo corrijo ahora mismo. Muchas gracias por fijarte!!!!

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Buena información Vero, Grupo Astronómico Gómez Palacio desde el estado de Durango, en México, saludos y cielos despejados.

    ResponderEliminar