miércoles, 4 de mayo de 2016

10 + 1 curiosidades sobre Mercurio que todo el mundo debería conocer

Wikipedia
 A continuación vamos a repasar alguna de las curiosidades que nos encontramos a la hora de estudiar el planeta Mercurio. Aunque a priori, alguno de los enunciados os parezcan lógicos, como el primero que indica que Mercurio es el planeta más cercano al Sol, en realidad, para llegar a esa conclusión podemos recorrer curiosas historias realmente interesantes.

 1.- Mercurio es el planeta más cercano al Sol.

Hoy en día tenemos muy claro que Mercurio es el planeta más cercano a nuestra estrella, pero esto no siempre ha sido así. Podemos remontarnos en esta historia hasta Galileo Galilei. Imagináos que por primera vez observáis manchas solares, pequeños puntos oscuros sobre la superficie solar. ¿Qué fue lo primero que pensaron los científicos de la época? Pues precisamente que se trataba de cuerpos situados entre la Tierra y el Sol.

Manchas solares fotografiada con un Solarscope. F. Sevilla
Los telescopios llegaron a muchos científicos al mismo tiempo, por lo que no fueron pocos los que se creyeron los primeros observadores de las manchas solares. Eso sí, ninguno tuvo en cuenta las observaciones  chinas de siglos anteriores. En 1611 Christopher Scheiner, un jesuita alemán, observó las manchas solares empleando el método de proyección ideado por Kepler. El mismo año, Galileo comenzó sus investigaciones sobre estas zonas oscuras de la superficie solar. Sin embargo, Scheiner, presionado por la visión aristotélica de un cielo inmutable, se negó a creer que la superficie del Sol estuviese "manchada" y atribuyó esas sombras a la presencia de cuerpos que orbitaban entre la Tierra y el Sol. Si Júpiter tenía satélites, ¿por qué no iba a ver más cuerpos orbitando alrededor del Sol? Galileo, realizando meticulosas observaciones, se convenció de que las manchas solares se encontraban sobre la superficie de nuestra estrella o muy cerca de ella, y que recorrían el disco solar en líneas paralelas entre sí a medida que evolucionaban y variaban de forma. Posteriormente observó que cuando las manchas se encuentran próximas al limbo solar, conservan la misma anchura pero perdían longitud. Este efecto es el que se produce cuando un cuerpo se mueve en una esfera. Así quedó demostrado que las manchas solares no eran cuerpos celestes situados entre la Tierra y el Sol. Pero la historia no termina aquí. 


Le Verrier
Urbain Le Verrier fue un matemático francés que se especializó en mecánica celeste. Estudió las órbitas de Urano y de Mercurio. En el caso de Urano detectó un movimiento que podría estar influenciado por la presencia de otro planeta más lejano a él. Realizando diversos cálculos dedujo su ubicación, lo que llevó al descubrimiento de Neptuno. En el caso de Mercurio, Le Verrier interpretó que la anomalía detectada en el avance del perihelio del pequeño planeta no podría explicarse con las Leyes de Newton y la influencia de los planetas conocidos, por lo que dedujo que debía existir otro planeta entre Mercurio y el Sol que explicara este extraño movimiento. La comunidad científica, animada por el descubrimiento de Neptuno, se volcó en la búsqueda de este hipotético planeta al que se apodó Vulcano, lo que provocó una ola de falsos descubrimientos. En 1915, Einstein con su Teoría General de la Relatividad explicó este movimiento anómalo desechando por fin la idea de que Mercurio no era el planeta más cercano al Sol.
2.- Mercurio no es el planeta más cálido.

Mercurio es el planeta más cercano al Sol, pero no es el más cálido.  La temperatura en la superficie de Mercurio iluminada por el Sol puede alcanzar los 430ºC. Pero como el planeta no tiene una atmósfera que retenga este calor, las temperaturas nocturnas en la superficie pueden caer hasta los -170ºC. Venus, cuenta con un espesa capa de nubes compuestas principalmente por dióxido de azufre y ácido sulfúrico que provocan un sofocante efecto invernadero. Es decir, retienen el calor en la superficie del planeta, alcanzando una temperatura promedio de 464ºC. La temperatura de la superficie nunca baja de los 400ºC, lo que lo convierte en el planeta más cálido del Sistema Solar.

 3.- Mercurio se está encogiendo.

Acantilado Discovery, causado por la contracción del núcleo. Wikipedia
Los accidentes geográficos tectónicos que predominan en Mercurio son enormes acantilados llamados “escarpes lobulados”. Los investigadores pensaban que estos escarpes eran signos de un encogimiento global, como las “arrugas” de una pasa de uva. ¿Por qué se encoge Mercurio? El núcleo del planeta conforma el descomunal 60–70% de su masa. El enfriamiento de este núcleo de gran tamaño ha llevado a una notable contracción del planeta. Las imágenes de los escarpes lobulados proporcionadas por MESSENGER muestran que la contracción total es de dos a siete veces mayor que lo que pensaban los investigadores. 

4.- Hielo en el planeta del infierno.

Mercurio parecería ser un lugar improbable para hallar hielo. Pero la inclinación del eje de rotación de Mercurio es prácticamente cero (menos que un grado); por lo tanto, el suelo de los cráteres situados en los polos del planeta nunca ven la luz del Sol. Los científicos sugirieron hace décadas que podría haber agua congelada atrapada allí. La idea recibió más respaldo en el año 1991, cuando el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, y la antena Goldstone, ubicada en California, detectaron reflexiones de radar inusualmente brillantes, las cuales emanaban de los polos de Mercurio (la clase de reflexiones que produciría el hielo). Desde la órbita de Mercurio, MESSENGER pudo ver los polos del planeta como no ha podido hacerlo ninguna otra nave espacial o telescopio previamente, y confirmó lo improbable: los cráteres que están permanentemente en sombra cerca de los polos de Mercurio tienen temperaturas menores que -173°C, y el hielo de agua es estable en sus superficies oscuras más internas. Parte del hielo polar está cubierto por un misterioso material orgánico oscuro que los investigadores todavía no conocen bien. 

Hielo detectado por MESSENGER en el polo norte de Mercurio. Wikipedia

  5.- Terreno extraño en Mercurio.

Destacable en la geología de Mercurio es la Cuenca Caloris, un cráter de impacto que constituye una de las mayores depresiones meteóricas de todo el Sistema Solar; esta formación geológica tiene un diámetro aproximado de 1.550 km. MESSENGER detectó respiraderos volcánicos ubicados alrededor del borde de la cuenca.

Justo en el lado opuesto de esta inmensa formación geológica se encuentran unas colinas o cordilleras conocidas como Terreno Extraño, o Weird Terrain. Una hipótesis sobre el origen de este complejo geomorfológico es que las ondas de choque generadas por el impacto que formó la Cuenca de Caloris atravesaron toda la esfera planetaria convergiendo en las antípodas de dicha formación (180°), fracturando la superficie, y formando esta cordillera.


 6.- Mercurio tiene cola.

La exosfera de Mercurio es una atmósfera ultradelgada donde los átomos y las moléculas están tan separados, que es más probable que choquen contra la superficie antes de que colisionen entre sí. Este material deriva principalmente de la propia superficie de Mercurio, levantado por la radiación solar y el bombardeo del viento solar, o bien, por los materiales eyectados por los meteoroides que impactan contra su superficie. La nave MESSENGER pudo determinar la composición química de la exosfera (hidrógeno, helio, sodio, potasio y calcio) y también monitorizar el material a medida que adoptaba la forma alargada, similar a la cola de un cometa, de 2 millones de kilómetros, debido a la acción del viento solar. 

NASA

7.- Mercurio está siendo pintado por los cometas.

El color de la superficie de Mercurio ha sido un misterio para los científicos durante mucho tiempo, ya que es más oscura de lo que las teorías de formación y evolución planetarias indicaban. Se sabía que los cuerpos celestes carentes de atmósferas presentan tonalidades más oscuras debidas a los impactos de micrometeoritos y al bombardeo del viento solar. Pero los datos espectrales de Mercurio sugieren que estos dos procesos no podían explicar por sí solos su aspecto.

 Cuando los cometas se acercan al Sol, a menudo comienzan a resquebrajarse, por lo que Mercurio se ha visto expuesto a este tipo de partículas durante muchísimos millones de años. Empleando un modelo que estima el flujo de micrometeoritos y la frecuencia de impacto contra la superficie del planeta, los científicos han calculado la cantidad de carbono procedente de los cometas que se habría podido depositar sobre la superficie de Mercurio, y cuánto habría sido arrojado de vuelta al espacio. Sus cálculos sugieren que después de millones de años de bombardeos, la superficie del planeta debe poseer entre un 3 y un 6 por ciento de carbono, lo que habría provocado su oscurecimiento.

 8.- Perihelio bailarín de Mercurio.

El avance del perihelio de Mercurio fue descubierto en el siglo XIX por la lenta precesión de la órbita del planeta alrededor del Sol, la cual no se explicaba completamente por las leyes de Newton ni por perturbaciones causadas por los planetas conocidos, tal y como calculó Urbain Le Verrier. El perihelio de la órbita del planeta, avanza 2 grados por siglo. Se supuso entonces que otro planeta en una órbita más interior al Sol era el causante de estas perturbaciones (se consideraron otras teorías como un leve achatamiento de los polos solares). El éxito de la búsqueda de Neptuno a consecuencia de las perturbaciones orbitales de Urano desembocaron en una carrera para demostrar esta hipótesis. A este planeta desconocido se le denominaría planeta Vulcano. Sin embargo, a comienzos del siglo XX, la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein explicaba la precesión observada, descartando al inexistente planeta. El efecto es muy pequeño: 42,98 arcosegundos por siglo, por lo que necesita 12 millones de órbitas para exceder un turno completo.

9.- En Mercurio amanece dos veces por día.

En Mercurio existe el fenómeno de los amaneceres dobles, donde el Sol sale, se detiene, se esconde nuevamente casi exactamente por donde salió y luego vuelve a salir para continuar su recorrido por el cielo; esto sólo ocurre en algunos puntos de la superficie: por el mismo procedimiento, en el resto del planeta se observa que el Sol aparentemente se detiene en el cielo y realiza un movimiento de giro. Esto es debido a que aproximadamente cuatro días antes del perihelio, la velocidad angular orbital de Mercurio iguala su velocidad angular rotatoria, lo que hace que el movimiento aparente del Sol cese; justo en el perihelio, la velocidad angular orbital de Mercurio excede la velocidad angular rotatoria. De esta forma se explica este movimiento aparente retrógrado del Sol. Cuatro días después del perihelio, el Sol vuelve a tomar un movimiento aparente normal pasando por estos puntos.


10.-Ocultaciones y tránsitos de Mercurio.

Un hecho extraño en la astronomía es que un planeta pase delante de otro (ocultación), visto desde la Tierra. Mercurio y Venus se ocultan cada varios siglos, y el 28 de mayo de 1737 ocurrió el único, e histórico, registrado. El astrónomo que lo observó fue John Bevis en el Real Observatorio de Greenwich. La próxima ocultación ocurrirá en 2133.

Tránsito de Mercurio del 9 de mayo de 2016. Fuente OSAE.
Otros tránsitos y ocultaciones destacables de Mercurio pasados y futuros son:

20 de julio de 1705 – Mercurio transitó a Júpiter
14 de julio de 1708 – Mercurio ocultó Urano
4 de octubre de 1708 – Mercurio transitó Júpiter
28 de mayo de 1737 – Venus ocultó Mercurio
21 de julio de 1793 – Mercurio ocultó Urano
9 de diciembre de 1808 – Mercurio transitó Saturno
15 de julio de 2067 – Mercurio ocultará Neptuno
11 de agosto de 2079 – Mercurio ocultará Marte
27 de octubre de 2088 – Mercurio transitará Júpiter
7 de abril de 2094 – Mercurio transitará Júpiter
29 de julio de 2126 – Mercurio ocultará Marte
3 de diciembre de 2133 – Venus ocultará a Mercurio

Además, podemos señalar el tránsito de Mercurio observado en Marte por el róver Curiosity el 3 de junio de 2014, siendo este el primer tránsito planetario observado fuera de la Tierra.

Mercurio transitando por el disco solar, capturado por Curiosity. Crédito: NASA.

10 + 1.-Mercurio, planeta cercano y a la vez, lejano.

MESSENGER
Aunque Mercurio es un planeta que está cerca del nuestro, los caminos que llevan a él son un quebradero de cabeza para la dinámica orbital. Debido a su velocidad orbital, superior a la terrestre (48 km/s, frente a los 30 km/s de nuestro planeta) y el tirón gravitatorio provocado por el Sol, ninguna nave puede alcanzarlo directamente a la velocidad adecuada como para situarse en órbita. Son necesarias asistencias gravitatorias que ayuden a solucionar estas dificultades, lo que alarga en el tiempo los viajes espaciales. Por ejemplo, MESSENGER necesitó 6 años en llegar al pequeño planeta. Sin embargo, si hubiese ido a Júpiter, que se encuentra 9 veces más lejos, con un año de viaje hubiese tenido suficiente.




Bibliografía

http://www.astrofisicayfisica.com/2009/10/galileo-galilei-y-sus-aportaciones-la.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Urbain_Le_Verrier
http://ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/30apr_messenger/
http://www.astrofisicayfisica.com/2016/04/geologia-de-mercurio-i.html
http://www.astrofisicayfisica.com/2009/11/la-cola-de-sodio-de-mercurio.html

5 comentarios:

  1. Excelente aporte se les agradece y muy bien explicado.

    ResponderEliminar
  2. He aprendido muchas curiosidades que desconocía de este planeta, buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya servido para aumentar tus conocimientos sobre este pequeño planeta.

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Muy bueno, pero ¿qes posible que Mercurio sea el núcleo de un gigante gaseoso que perdió toda su capa nubosa (lo que algunos llaman un planeta ctónico)?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es poco probable. Las simulaciones que se han elaborado sobre la ubicación de los planetas en los inicios del Sistema Solar, no plantean la posibilidad de una migración extrema de Mercurio,por lo que este pequeño planeta no pudo formarse muy lejos del Sol, en la zona donde los cuerpos pueden adquirir grandes cantidades de gases en sus atmósferas. Por otra parte, de haber sido así, es probable que la craterización en Mercurio fuese menor. Es decir, una gruesa atmósfera en su juventud habría evitado muchos de los impactos que ha sufrido en su superficie y no es esto lo que nos muestra este pequeño mundo.


      Un saludo!

      Eliminar