viernes, 2 de septiembre de 2016

Ceres cuenta con su propio Erebor


 La NASA ha dado a conocer el descubrimiento de una "Montaña Solitaria" en Ceres, cerca del ecuador del planeta enano.

Esta montaña aislada se asemeja a un domo volcánico, y al igual que la Montaña Solitaria o Erebor de la Tierra Media, Ahuna Mons en Ceres "fue una vez ocupada por un dragón escupe-hielo".

¿Qué quieren decir los científicos con esta comparación? Según los datos aportados por la sonda Dawn, la montaña probablemente sea un criovolcán inesperadamente joven que se formó en los últimos mil millones de años. Los criovolcanes no están compuestos por roca fundida como los volcanes, sino que están formados por lodo salado.

La posible actividad geológica de Ceres ha sido ampliamente debatida en la comunidad científica, pero ahora ya se tienen pruebas de su existencia. Ahuna Mons es una evidencia de un tipo inusual de actividad volcánica, vinculada al agua salada y al barro.

Aunque el volcán no está activo en la actualidad, el equipo se sorprendió por su juventud. La presencia de vulcanismo reciente en el planeta enano es una sorpresa, ya que por lo general sólo los planetas y algunos satélites poseen este tipo de actividad. Además, la erupciones volcánicas requieren que el cuerpo sea rocoso como la Tierra, o helado como Encélado. Ceres está compuesto por sales, rocas lodosas y hielo de agua: ingredientes exóticos e inesperados para el vulcanismo. Este hecho ha llevado a concluir que el vulcanismo podría estar más extendido de lo que se pensaba.

"El criovolcán Ahuna Mons nos permite ver el interior de Ceres," dijo Ruesch. "El mismo proceso puede ocurrir en otros planetas enanos como Plutón". Ruesch es el autor principal de un artículo sobre esta investigación publicado en la revista Science.

Los científicos emplearon imágenes y mapas del terreno en 3D aportados por la misión Dawn para analizar la morfología de Ahuna Mons. Compararon las características y los modelos de formación de las diferentes montañas conocidas en la Tierra y en Marte con las características observadas en esta montaña de Ceres.

Las montañas pueden tener orígenes diversos. Pueden formarse por la colisión de placas, impactos de asteroides o erupciones volcánicas. Cada proceso provoca unos rasgos característicos. Por ejemplo, si las montañas se forman por la colisión de placas, se producen largas cadenas de montañas en lugar de presentarse sólo una aislada. Si se forman por impactos, poseen picos centrales. Y si su origen se debe a la actividad volcánica, se forman un cono. Los investigadores han llegado a la conclusión de que Ahuna Mons se parece más a un domo volcánico que se forman cuando el material fundido perfora la corteza empujándola hacia arriba, pero que no llega a erupcionar o bien lo hace con flujos lentos.
 
 En su lado más empinado, esta montaña mide unos 5 kilómetros de altura. Su altura total promedio es de 4 kilómetros. El diámetro de la montaña es de aproximadamente 20 kilómetros. La cumbre de Ahuna Mons tiene grietas como las observadas en otros domos volcánicos cuando se expanden. Además posee características lineales formadas por desprendimientos de rocas y flancos escarpados que rodean a la cúpula, y que podrían estar formados por escombros.
Créditos: NASA/JPL/Dawn mission
Créditos: NASA/JPL/Dawn mission
El aspecto de la montaña también indica que es joven en una escala de tiempo geológico. Las características de la superficie de los planetas con poca o ninguna atmósfera como Ceres son erosionadas por los impactos de asteroides y meteoritos, adquiriendo una apariencia suave y redondeada. Sin embargo, Ahuna Mons es afilada y los restos de desprendimientos no han desaparecido con el tiempo. También presenta pocos cráteres y sus pendientes son pronunciadas. Y por último, Ahuna Mons es más brillante que sus alrededores. Las superficies tienden a oscurecerse cuando están expuestas a los efectos de la radiación y a los impactos.

"Estamos seguros de que Ahuna Mons se formó dentro de los últimos mil millones de años, y posiblemente dentro de unos pocos cientos de millones de años. Ahuna Mons nos está diciendo que Ceres todavía tenía suficiente calor como para producir un criovolcán relativamente joven", dijo Ruesch.

En otros lugares del Sistema Solar hemos observado también la presencia de volcanes de hielo. Por ejemplo, en la luna Encélado de Saturno, fuentes de partículas emanan desde su polo sur a través de grietas en la corteza. Encélado es más pequeño que Ceres, pero existe calor en su interior generado por las fuerzas de marea causadas por Saturno y otras lunas. Ceres, por el contrario, es un mundo aislado que no sufre este tipo de tirón gravitatorio.

"No hay nada que se le parezca a Ahuna Mons en el Sistema Solar", dijo Lucy McFadden de la NASA Goddard, y co-autora del artículo. "Es el primer criovolcán que hemos visto compuesto por una mezcla de salmuera y arcilla." Los mundos sólidos de nuestro Sistema Solar forman un continuo que va desde, los materiales más densos y pesados situados ​​más cerca del Sol, como los presentes en los planetas rocosos, a menos densos, es decir materiales más volátiles y más alejados, como los presentes en las lunas heladas de los planetas gigantes y en los objetos del Cinturón de Kuiper. Ceres, que orbita entre Marte y Júpiter, es interesante, ya que parece ser un objeto de transición - no es completamente rocoso, pero tampoco es un mundo de hielo", dijo McFadden.

El equipo tiene previsto utilizar el espectrómetro de cartografía visible e infrarroja de Dawn para determinar la composición de la superficie de Ahuna Mons. El espectrómetro detecta las firmas únicas que se encuentran en la luz que reflejan los minerales para identificarlos. Ceres posee otras dos características que todavía no se ha determinado si son domos volcánicos y si existe alguna relación entre ellos y Ahuna Mons. También se desconoce si existe alguna relación entre esta montaña y otras características brillantes observadas en la superficie.


Fuente: NASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada