lunes, 26 de septiembre de 2016

Descubierta una posible vía para estudiar el océano interno de Europa

Créditos: NASA/ESA/W. Sparks (STScI)/USGS Astrogeology Science Center
 Empleando el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, los astrónomos han anunciado que han detectado lo que podrían ser plumas de vapor de agua en erupción en la superficie de la luna Europa de Júpiter. Este hallazgo refuerza otras observaciones del Hubble que sugieren que la luna helada podría emitir plumas de gran altitud de vapor de agua.

Esta observación aumenta las posibilidades de que las misiones a Europa puedan ser capaces de demostrar la existencia de un océano en la luna sin la necesidad de perforar a través de kilómetros de hielo.

 "Se considera al océano de Europa como uno de los lugares más prometedores en los que podría haber vida en el Sistema Solar", dijo Geoff Yoder, en calidad de administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington. "Estas plumas, si efectivamente existen, pueden proporcionar datos de lo que hay bajo la superficie de Europa".


Se estima que la altura de las lunas podría alcanzar los 200 kilómetros antes de volver a precipitarse su contenido a la superficie. Europa posee un enorme océano global que contiene el doble de agua que todos los océanos de la Tierra juntos, pero en el caso de la luna está protegido por una fría y espesa capa de hielo de espesor desconocido. Las plumas son una oportunidad tentadora para recoger muestras procedentes de este océano sin tener que perforar a través del hielo.

El equipo, dirigido por William Sparks del STScI, en Baltimore, observó estas proyecciones similares a dedos mientras visualiza el limbo de Europa cuando la luna pasó por delante de Júpiter.

El objetivo original del equipo fue determinar si Europa dispone de una delgada atmósfera. Utilizando el mismo método de detección de atmósferas planetarias alrededor de los exoplanetas, los científicos se percataron de que esta técnica también les serviría para ver si existían plumas en la luna. Es decir, la atmósfera de un exoplaneta bloquea parte de la luz de la estrella situada tras él, por lo que si Europa posee una delgada atmósfera, bloquearía parte de la luz de Júpiter.

Durante 15 meses de observación, los científicos observaron a Europa pasar 10 veces por delante de Júpiter, y en tres de esas ocasiones vieron lo que podrían ser plumas en erupción. En 2012, un equipo dirigido por Lorenz Roth, del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio, ya detectó evidencias de vapor de agua en erupción desde la región del polo sur de la gélida Europa alcanzando una altura de unos 160 kilómetros, empleando un método diferente.

"Cuando calculamos de una manera completamente diferente la cantidad de material que sería necesario para crear estas características de absorción, el resultado fue bastante similar a lo que Roth y su equipo encontraron", dijo Sparks. "Las estimaciones de la masa y de la altura de las columnas son similares. La latitud de dos de los candidatos a plumas que vemos corresponden a su trabajo anterior."

Sin embargo, hasta el momento, los dos equipos no han detectado simultáneamente las plumas. Las observaciones han sugerido que las plumas podrían ser muy variables, lo que significa que pueden entrar en erupción de forma esporádica durante algún tiempo y luego apagarse.

Si se confirma, Europa sería la segunda luna del Sistema Solar en la que se detecta este tipo de actividad. En 2005, Cassini detectó chorros de vapor de agua y polvo expulsados de la luna Encélado de Saturno.

Los científicos esperan que en el futuro, gracias a los nuevos instrumentos, puedan por fin confirmar la existencia de las plumas de Europa.





Fuente : NASA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada