martes, 25 de octubre de 2016

Encontrado el hogar originario de Chury

Crédito: Western University, Canada
Empleando un análisis estadísticos y simulaciones informáticas, astrónomos de la Universidad del Oeste de Canadá han trazado el camino que probablemente siguió el cometa 67P /  Churyumov-Gerasimenko (Chury) hasta llegar al interior del Sistema Solar.

El resultado de esta investigación sitúa el hogar originario de Chury en los confines del Cinturón de Kuiper, en una región más allá de Neptuno conocida como Disco Disperso, y que es hogar de asteroides helados y cometas. Además, ha permitido deducir que Chury llegó hace tan sólo 10.000 años al Sistema Solar interior. Antes, pasó los últimos 4,5 millones de años en el Disco Disperso.

En la juventud del Sistema solar, muchos asteroides y cometas vieron perturbadas sus órbitas fuertemente debido a la reconfiguración de las órbitas planetarias. Ello llevó a que algunos de estos pequeños cuerpos adoptaran órbitas elípticas que se alejaban mucho del Sol y que se inclinaban hasta 40º sobre el plano de la eclíptica. Estos objetos más dispersos se encuentran en la actualidad en los confines del Sistema Solar adoptando temperaturas muy frías, de alrededor de 50º sobre el cero absoluto. Consecuentemente, es muy importante el estudio de los cometas como Chury ya que guardan restos de los elementos primordiales a partir de los cuales de formó el Sistema Solar.


En el siguiente vídeo podéis ver cómo ha evolucionado la órbita de Chury desde la formación del cometa.


Hay dos grupos de cometas básicos. La mayoría de los cometas residen en la nube de Oort, una región más o menos de forma esférica situada entre 10.000 y 100.000 UA (Unidad Astronómica = una distancia Tierra-Sol) del Sol. El otro grupo importante, las cometas de la familia de Júpiter, son los que se han visto atrapados por la enorme gravedad del planeta gigante. Estos cometas orbitan alrededor del Sol con períodos de menos de 20 años. Se cree que se originaron a partir de colisiones entre los asteroides rocosos y helados del Cinturón de Kuiper. Los fragmentos remotos originados en las colisiones son perturbados por Neptuno, que provoca su caída al interior del Sistema Solar donde son posteriormente atrapados por Júpiter.

El cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko es un cometa de la familia de Júpiter. Su viaje de 6,5 años alrededor del Sol lo sitúa justo más allá de la órbita de Júpiter en su punto más lejano, y entre las órbitas de la Tierra y Marte en su punto más cercano.

Es probable que el cometa de Rosetta estuviera durante millones de años en el disco disperso a aproximadamente el doble de la distancia de Neptuno. El hecho de que ahora pertenezca a la familia de Júpiter quiere decir que sufrió una colisión y una posterior perturbación gravitatoria por Neptuno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada