martes, 20 de diciembre de 2016

¿Se tragó Betelgeuse a una posible estrella compañera?

Fuente
J. Craig Wheeler , astrónomo de la Universidad de Texas, cree que la estrella Betelgeuse, conocida por ser la gigante roja que brilla en el brazo de Orión, podría haber tenido un pasado mucho más interesante de lo que se pensaba. Wheeler ha encontrado pruebas de que la supergigante roja podría haber nacido con una estrella compañera que posteriormente se tragó.

Para ser una estrella tan conocida, Betelgeuse guarda muchos secretos. Los astrónomos saben que es una supergigante roja, una estrella masiva que se encuentra cerca del final de su vida, por lo que se ha hinchado hasta multiplicar su tamaño original. Algún día explotará como una supernova pero nadie sabe cuándo.

"Podría explotar dentro de 10.000 años o mañana", comentó Wheeler.

Una nueva pista para tratar de averiguar el futuro de Betelgeuse ha sido encontrada en su rotación. Cuando una estrella se infla para convertirse en una gigante roja, su rotación debería disminuir. "Es lo que ocurre cuando un patinador que rota muy rápido abre sus brazos, la rotación se hace más lenta", explicó Wheeler. Pero los científicos han encontrado que la rotación de Betelgeuse no ha disminuido tras expandirse.

"Betelgeuse está girando 150 veces más rápido de lo esperado".


Para explicar esta rápida rotación Wheeler ha propuesto una teoría: "Supongamos que Betelgeuse tuvo una compañera al nacer, y supongamos también que orbitaba a la gigante roja a una distancia equivalente a su radio actual. Entonces, cuando Betelgeuse se convirtió en una gigante roja, literalmente, se tragó a su compañera. Esta estrella compañera transferiría el momento angular de su órbita alrededor de Betelgeuse al exterior de la gigante acelerando su rotación.".

Wheeler estima que la estrella compañera habría tenido aproximadamente la misma masa que el Sol, para dar cuenta de la velocidad actual de giro de Betelgeuse, de 15 Km/s.

Si bien es una idea interesante, ¿hay alguna evidencia para esta teoría? Tal vez.

Si Betelgeuse se tragó a una estrella compañera, es probable que cuando se produjera la interacción entre ambos cuerpos, la supergigante eyectara algo de material al espacio. Teniendo en cuenta que Betelgeuse expulsa materia a unos 10 Km/s, Wheeler comentó que se puede calcular la distancia a la que se encontraría dicha materia expulsada en la actualidad.

Con esta idea, Wheeler buscó en las imágenes infrarrojas tomadas de Betelgeuse en 2012 por Leen Decin y observó dos cáscaras de materia alrededor de la estrella que podrían corresponderse con la materia expulsada por la estrella cuando se tragó a su compañera. Pero otras teorías apuntan a que estas cáscaras podrían deberse a las ondas de choque provocadas cuando la propia materia expulsada por Betelgeuse interaccionan con el medio interestelar.

Wheeler continúa con sus investigaciones para poder dar una explicación definitiva de por qué Betelgeuse rota tan rápido.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada