lunes, 26 de diciembre de 2016

Vera Rubin: fallece la descubridora de la materia oscura

Hace tan sólo unos minutos nos ha llegado una terrible noticia: Vera Rubin ha fallecido.

Esta astrónoma ha contribuido con sus investigaciones a la comprensión del Universo, pero nunca alcanzó el reconocimiento merecido por ser mujer. Así que hoy, tras recibir la mala noticia, vamos a recordar su trabajo.

Vera Rubin nació en Filadelfia en 1928. Desde los diez años se sintió fascinada por la astronomía y soñó con dedicarse profesionalmente a la investigación del Cosmos. Pero en aquella época no estaba bien visto que las mujeres se dedicaran a esta profesión. De hecho, Vera solía comentar que su profesor de física de secundaria ignoraba a sus alumnas. Continuó estudiando es Vassar College donde terminó sus estudios de astronomía en 1948, mismo año en el que se casó con Robert Rubin. Intentó inscribirse en la Universidad de Princeton, pero no se permitieron mujeres en el programa de estudios graduados de Astronomía hasta 1975. Entonces, solicitó ser admitida en la Universidad de Cornell, donde estudió Física bajo la dirección de Philip Morrison, Richard Feynman y Hans Bethe. Allí realizó su tesis sobre la distribución de velocidades de las galaxias. Los resultados de esta publicación fueron muy discutidos. Muchos no quisieron ver que Vera estaba antes las puertas de un gran descubrimiento.


Después se matriculó en la Universidad Georgetown donde en 1954 terminó su tesis doctoral en la que mostró que las galaxias se agrupaban en grandes asociaciones. Pero una vez más, su trabajo no fue reconocido. Estos resultados no generaron interés cuando se publicaron, pero fueron confirmados quince años más tarde y constituyen la base del estudio actual de la estructura a gran escala del Universo.


En el año 1963 trabajó con Margaret y Geoffrey Burbidge en la Universidad de California. Y posteriormente se trasladó a la Carnegie Institution of Washington donde comenzó a colaborar con Kent Ford.

Ford había desarrollado un espectrógrafo muy sensible que permitía medir la velocidad de las estrellas en las galaxias espirales en función de su distancia al centro. 

Estos estudios culminaron con el estudio sistemático de curvas de rotación de galaxias de diferentes tipos morfológicos. Hasta ese momento se creía que la distribución de la masa de una galaxia era la misma que la distribución de la luz emitida por las estrellas.

Por ejemplo, en una galaxia espiral vemos una parte central más luminosa y un disco en el que su luminosidad decrece exponencialmente hacia las partes externas.

La parte central, más brillante, contiene la mayor parte de la masa; por lo tanto, las velocidades de rotación de las estrellas deberían más altas en el centro e ir disminuyendo a medida que se alejan del centro de la galaxia. Si se representa en un diagrama la velocidad de rotación y la distancia al centro, se debería ver una curva con valores más altos de la velocidad en la parte central de la galaxia, y que fuesen decayendo hacia afuera. Cuál sería la sorpresa de ambos investigadores al ver que, en vez de eso, la curva de rotación se mantenía plana en todos los puntos observados. En contra de las expectativas, todas las curvas de rotación de todas las galaxias estudiadas eran bastante parecidas y mostraban un aplanamiento hasta distancias muy lejanas del centro, postulándose como única explicación posible que hay diez veces más materia que la que podemos ver. Inmediatamente después de dicho descubrimiento, se dio cuenta que este resultado apoyaba el trabajo de Fritz Zwicky de 1930 sobre la existencia de una gran cantidad de materia oscura en el universo. Desde 1978 Rubin y su grupo han analizado más de doscientas galaxias y han mostrado que al menos el 90% de la materia del universo se halla en forma de materia oscura.

Desde los trabajos de Vera y de Fritz Zwicky, se han sucedido numerosas pruebas y observaciones para detectar los efectos de la materia oscura, tales como las lentes gravitacionales. En la actualidad todos los modelos de formación de galaxias incluyen la presencia de materia oscura. En el modelo cosmológico actual, la materia oscura es crucial, y se logran reproducir muy bien las estructuras a gran escala, es decir, la distribución de galaxias y cúmulos de galaxias del Universo, tema en el que también Vera puso su granito de arena.

Hoy, te decimos adiós Vera.

5 comentarios:

  1. Que gran y lamentable pèrdida para la humanidad.....pero su legado permanecerá para siempre.

    ResponderEliminar
  2. Es una verdadera pérdida para este ámbito tan espectacular y atrapante como es la astronomía

    ResponderEliminar