viernes, 3 de marzo de 2017

¿Cuál es la estrella más brillante que se puede ver en el cielo?


Sin duda, la estrella más brillante que vemos en el cielo es el propio Sol. Pero, ¿cuál es la estrella más brillante que podemos ver en el cielo nocturno?

Todas las personas que habitan por debajo de 83 grados de latitud norte pueden comprobar que el astro más brillante es Sirio, la estrella con mayor luminosidad del Can Mayor y que puede observarse en el cielo invernal. Sin embargo, también hay que advertir que esta estrella de magnitud -1, es el quinto objeto más brillante del cielo, detrás del Sol, la Luna, Venus y Júpiter.

Ahora nos podemos preguntar: ¿Ha sido Sirio siempre la estrella más brillante del cielo nocturno?

 Para responder a esta pregunta debemos analizar el movimiento de los astros. El Sol, y con él todo el Sistema Solar, se mueven a 250 kilómetros por segundo alrededor del núcleo de la Vía Láctea, completando una vuelta alrededor de la galaxia cada doscientos cincuenta millones de años. Y si tenemos en cuenta que nuestro planeta cuenta con tan sólo 4.500 millones de años de edad, podemos decir que nos hemos movido en órbita alrededor de la galaxia sólo 18 veces.


Además de nuestro movimiento orbital, el Sistema Solar también oscila alrededor del plano galáctico. Y al igual que nuestro Sol, todas las estrellas poseen sus propios movimientos orbitales que causan que unas veces se acerquen y otras se alejen de nosotros. Todo este movimiento estelar, provoca que en algunos casos veamos a las estrellas más brillante sólo porque están más cerca de nosotros. En cambio hay estrellas que parecen muy brillantes en el cielo, como Deneb y Rigel, pero que en realidad se encuentran muy lejos. Este fenómeno condujo a la definición de magnitud aparente.

La magnitud aparente (m) de una estrella, planeta o de otro cuerpo celeste es una medida de la cantidad de luz (energía) que se recibe del objeto. Mientras que la cantidad de luz recibida depende realmente del ancho de la atmósfera, las magnitudes aparentes se normalizan al valor que tendrían fuera de la atmósfera. La magnitud absoluta, M, de un objeto, es la magnitud aparente que tendría si estuviera a 10 parsecs. Si Deneb se encontrara a 10 parsecs de distancia, tendría una magnitud de -8,4 y sería fácilmente visible durante el día.

A lo largo de una vida humana, las estrellas parecen brillar en el mismo punto del cielo. No notarás diferencias si miras la posición de los astros en la constelación de Orión el día de tu nacimiento, ni el día de tu muerte. Pero si las observamos a lo largo de los siglos y los milenios, podemos comprobar como poco a poco se mueven con respecto al fondo de las estrellas. Esto es lo que se conoce como movimiento propio, que es el movimiento aparente de una estrella a través de nuestro cielo. El mayor movimiento propio es exhibido por la estrella de Barnard, que está a aproximadamente 5,9 años luz de la Tierra. El movimiento propio de la estrella de Barnard es de 10,3 segundos de arco por año, tardando sólo 200 años en recorrer el diámetro angular de la Luna a través del cielo.

Este movimiento propio de las estrellas dio a los astrónomos una forma de calcular la distancia a la que se encontraban las estrellas, que fue denominada paralaje estelar. El método consiste en estudiar la posición de la estrella en las diferentes épocas del año y ver en qué medida ha cambiado su posición con respecto al fondo de estrellas. De esta forma puede calcularse, mediante trigonometría, la distancia que nos separa del astro. El método de medida de las distancias astronómicas por medio del paralaje es aplicable solamente a estrellas relativamente próximas, hasta algunos centenares de años luz. Para estrellas más lejanas, los ángulos de paralaje se van haciendo cada vez más pequeños e imperceptibles, empleándose para objetos muy lejanos otros métodos.


Crédito: hyperphysics.phy-astr.gsu.edu


 Teniendo en cuenta todos los movimientos de las estrellas estudiadas y el movimiento del propio Sol, los científicos han llegado a unas sorprendentes conclusiones:

-Dentro de 200.000 años, la estrella Vega superará en brillo a Sirio.

-1 millón de años después de Cristo, la estrella Delta Scuti, que actualmente cuanta con una magnitud de 2,4, brillará tanto como Sirio.

-Adhara, una estrella de la constelación del Can Mayor, que actualmente posee una magnitud de 1,5 brilló en nuestros cielos con un magnitud de -4, fácilmente visible durante el día, hace 4,7 millones de años.

-Arturo, se está aproximando a nosotros, por lo que también aumentará de brillo.

-Albireo también se aproxima a la Tierra, por lo que podrá alcanzar una magnitud de 0,5.


Hay que señalar, que brillante no significa cercano. Tomemos el ejemplo de la enana roja recientemente descubierta, la estrella de Scholz, que ha pasado a tan sólo 0,8 años luz del Sol, alcanzando en los cielos terrestres posiblemente una magnitud de 7. HIP 85605 se acercará a 0,5 años luz dentro de 300.000 años, y alcanzará una magnitud de -2. Y Gamma Microscopii pasó a 6 años luz del Sol hace 3,8 millones de años alcanzando la magnitud -3. Ahora su brillo es de 4,7.

Así que, ¿cuál es la estrella más brillante que se puede ver en el cielo? Actualmente la estrella más brillante del cielo nocturno es Sirio. Pero tanto en el pasado como en el futuro, debido al movimiento de las estrellas el galardón a la más brillante ha ido variando.



Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada