viernes, 30 de junio de 2017

Clasificación de los asteroides

Para celebrar el primer día oficial de los asteroides, a lo largo del fin de semana republicaremos artículos sobre estos pequeños cuerpos con la finalidad de aprender más sobre ellos.


El primero de los artículos que he elegido es "Clasificación de los asteroides".


En este artículo, vamos a clasificar a los diferentes asteroides en función de su posición en el Sistema Solar.

1) Cinturón de asteroides.

La mayor parte de los asteroides conocidos giran alrededor del Sol en una agrupación que se conoce con el nombre de cinturón de asteroides, que se encuentra entre Marte y Júpiter. Este cinturón está a una distancia del Sol comprendida entre 2 y 3,5 unidades astronómicas (UA), y sus periodos de revolución se sitúan entre 3 y 6 años.



2) Asteroides cercanos a la Tierra (NEA).

Existe un especial interés en identificar asteroides cuyas órbitas interseccionan la órbita de la Tierra. Los tres grupos más importantes de asteroides cercanos a la Tierra son los asteroides Amor, los asteroides Apolo y los asteroides Atón.

- Los asteroides Atón, caracterizados por tener un rango de órbita radial cercano a una UA (unidad astronómica, la distancia de la Tierra al Sol) y un afelio de la longitud del perihelio terrestre, lo que los coloca dentro de la órbita de la Tierra.

- Los asteroides Apolo, con un rango de órbita radial más grande que el de la Tierra y un perihelio menor al afelio terrestre.

- Los asteroides Amor, con un rango orbital radial entre la órbita de Marte y la de la Tierra y un perihelio muy por encima de la órbita terrestre (de 1,017 a 1,3 ua). Los objetos que integran este tipo frecuentemente cruzan la órbita de Marte, pero no la de la Tierra. Las dos lunas de Marte, Fobos y Deimos quizás alguna vez fueron asteroides del tipo Amor que fueron capturados por el planeta rojo.

EL CIELO A SIMPLE VISTA EN JULIO 2017



Con las primeras luces del crepúsculo de este mes de julio podemos ver al suroeste, en la eclíptica, a Júpiter, a la derecha de Espiga, (Alpha Vir) la estrella principal de VIRGO. Sobre ellos vemos a Arturo, (Alpha Boo) la estrella principal de Boyero. Y al sureste también vemos Saturno, a la izquierda de Antares (Alpha Sco) la estrella principal de ESCORPIÓN, constelación ésta que junto con SAGITARIO son características de las noches de julio y que podemos apreciar en la foto del socio Iñaki Taboada tomada en la Foz de Arbaiun (Navarra)

Foto cortesía de Iñaki Taboada
Saturno se encuentra en el "muslo" de OFIUCO, el "Serpentario", la gran constelación que vemos cruzando nuestro meridiano local cuando se van apagando las luces crepusculares, con Ras Alhague (Alpha Oph), su estrella principal. A su(s) costado(s) encontramos la constelación de SERPIENTE, la única constelación formada por dos asterismos separados, "Cabeza de Serpiente" al Oeste y " Cola de Serpiente" al Este

También con las últimas luces del crepúsculo, ya podemos advertir en la eclíptica, y a muy baja altura, las estrellas de la constelación de LIBRA, Zuben El Genubi (Alpha2 Lib) y Zuben El Chamali (Beta Lib). que acaban de cruzar nuestro meridiano local. 

Al Oeste. en la eclíptica advertimos al LEÓN zambulléndose tras el horizonte, y al Sureste vemos completo a SAGITARIO, A media altura en este mismo cuadrante, cerca de la medianoche, podemos advertir a las pequeñas constelaciones de ZORRILLA, FLECHA, DELFÍN y CABALLITO.

Día del Asteroide: ¡celébralo hoy!

Wikipedia
La ONU ha aprobado la celebración de un Día del Asteroide, a propuesta de la Asociación de Exploradores del Espacio. Aunque este día se celebra desde 2015, este año es la primera vez que la celebración es oficial.

La finalidad de este día es concienciar del peligro del impacto de un asteroide contra la Tierra y de la necesidad de avanzar en los diferentes proyectos propuestos para proteger nuestro planeta.

¿Y por qué se ha elegido como Día del Asteroide el 30 de junio? Porque precisamente fue un 30 de junio, pero del año 1908, cuando un bólido penetró en la atmósfera y detonó en el aire generando una gran destrucción en Tunguska.

El bólido, de unos 80 m de diámetro, detonó en el aire debido a que probablemente estuviese formado por compuestos helados. La explosión fue detectada por numerosas estaciones sismográficas y hasta por una estación barográfica en el Reino Unido debido a las fluctuaciones en la presión atmosférica que produjo. Incendió y derribó árboles en un área de 2.150 km², rompiendo ventanas y haciendo caer a la gente al suelo a 400 km de distancia.

jueves, 29 de junio de 2017

¿Qué podemos aprender de las cinco extinciones masivas?

Wikipedia
De todas las especies que han vivido en nuestro planeta, más del 99% están extinguidas. Pero si estudiamos cuando desaparecieron las diferentes especies, podemos comprobar que hubo ocasiones en las que la tasa de extinción aumentó de manera considerable en un  corto periodo de tiempo. Los científicos conocen como extinciones masivas a estos periodos de grandes desapariciones.

Las extinciones masivas han influido profundamente en la historia de la vida terrestre. Ahora, muchos científicos creen que nos encontramos ante una nueva extinción masiva. 

La extinción masiva más famosa es la que provocó el final de los dinosaurios y fue desencadenada por el impacto de un gran meteorito al final del periodo Cretácito. Sin embargo, las otras grandes extinciones tienen su origen en fenómenos originados totalmente en la Tierra. Y aunque son menos conocidas, su estudio puede arrojar pistas sobre lo que está ocurriendo en la actualidad.


1. El Ordovícico Tardío.

Esta antigua crisis se produjo hace unos 445 millones de años. La teoría defendida por autores como Ernesto Sartorius (2011) postula que la primera extinción masiva fue causada al inicio de una larga edad de hielo que afectó la mayoría de las zonas costeras donde vivían la mayoría de los organismos extintos. El supercontinente Gondwana se desplazó hacia el polo sur y sobre él se formaron enormes glaciares que hicieron bajar el nivel del mar en todo el mundo al congelarse el agua sobre tierra firme, si la congelación se produce sobre los océanos su nivel no varía. Esto causó cambios profundos en las corrientes marinas que afectaron la composición de nutrientes y la oxigenación de los mares. Las especies que sobrevivieron se adaptaron a las nuevas condiciones y a los nichos que dejaron las extintas. La segunda extinción masiva ocurrió al final de esta edad de hielo. El supercontinente se desplazó nuevamente hacia el ecuador, fundiendo los glaciales, alterando otra vez las corrientes marinas y volviendo a variar del nivel de los mares.

 Esta extinción causó la desaparición de alrededor del 57% de los géneros marinos, incluyendo muchos trilobites, braquiópodos descascarados y conodontos de tipo anguila.

miércoles, 28 de junio de 2017

Encontrado un asteroide que "circula" en dirección contraria

Crédito : (c) 2017 - Western U., Athabasca U., Large Binocular Telescope Observatory
En nuestro Sistema Solar, se ha encontrado un asteroide que orbita en la dirección opuesta a la de los planetas. Denominado 2015 BZ509, pero conocido como Bee-Zed, este cuerpo tarda 12 años en completar una órbita alrededor del Sol. Este es el mismo periodo de tiempo que tarda Júpiter en hacerlo.

Este asteroide con órbita retrógrada fue identificado por Helena Morais, profesora del Instituto de Geociencias y Ciencias Exactas (IGCE-UNESP) de la Universidad Estatal de São Paulo. Morais había predicho su existencia dos años antes.

"Es bueno tener la confirmación de su existencia", dijo Morais. "Estaba segura de que las  órbitas retrógradas existían. Hemos sabido acerca de este asteroide desde 2015, pero la órbita no había sido claramente determinada, y no fue posible confirmar entonces la configuración co-orbital. Nuevas observaciones que redujeron el número de errores en los parámetros orbitales han permitido por fin deducir que el asteroide es retrógrado, co-orbital y estable ".

martes, 27 de junio de 2017

Un exoplaneta parcialmente nublado

Crédito: Mark Garlick/University of Warwick
Gracias a los recientes avances tecnológicos, los astrónomos pueden realizar cada vez mejores estudios sobre exoplanetas mediante la técnica de la fotografía directa. En un nuevo estudio, las imágenes del exoplaneta tipo Júpiter, 51 Eridani b, proporcionan pistas tentadoras sobre su atmósfera.

La detección de exoplanetas mediante el estudio de sus tránsitos por delante del disco de sus estrellas siguen aportando la mayor parte de los datos que poseemos de estos mundos. Pero la imagen directa tiene una gran ventaja con respecto a los tránsitos: permite obtener el espectro de la atmósfera del planeta.

51 Eri b es un exoplaneta similar a Júpiter situado a unos 100 años luz de distancia. Fue el primer objeto estudiado por el  Géminis Planet Imager Exoplanet Survey, un proyecto que empleó el instrumento Gemini Planet Imager (GPI) ubicado en Chile para buscar exoplanetas alrededor de 600 estrellas jóvenes cercanas.

¿Y si el Planeta Nueve no está solo en el Cinturón de Kuiper?

Crédito: Heather Roper/LPL
Un objeto desconocido, de masa planetaria, podría acechar en los confines exteriores del Sistema Solar, tal y como sugiere una nueva investigación sobre las órbitas de los cuerpos enanos. Este objeto sería diferente del llamado Planeta Nueve, cuya existencia no está todavía confirmada.

Este estudio, llevado a cabo por  Kat Volk y Renu Malhotra del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona, o LPL, presenta pruebas convincentes de la presencia de un cuerpo cuya masa se sitúa entre la de la Tierra y Marte.

Mientras que la mayoría de los KBOs (Objetos del Cinturón de Kuiper) orbitan al Sol con inclinaciones similares a las de los planetas, los más distantes a nuestra estrella no lo hacen así. Su inclinación promedio es de 8 grados. En otras palabras, algo desconocido ha provocado esta inclinación.

"La explicación más probable para nuestros resultados es que hay una masa invisible", dice Volk, un becario postdoctoral en el LPL y autor principal del estudio. "Según nuestros cálculos, sería necesario algo tan masivo como Marte para causar la deformación que medimos".

lunes, 26 de junio de 2017

Regresamos poco a poco

 Crédito: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute
Hasta el próximo mes de julio, que también nos tomaremos unos días libres, volvemos a la rutina, con nuevas noticias y artículos de astronomía. 

Y como no, para celebrar este regreso, lo hacemos con una fotografía de la luna Dione tomada por la sonda Cassini el pasado 22 de junio.

Entre hoy y mañana contestaré a todos vuestros mensajes.

¡Un abrazo!

lunes, 12 de junio de 2017

El pequeño Mimas

Crédito: NASA/JPL

Por encima del hemisferio norte de Saturno, la nave espacial Cassini de la NASA observa el polo norte del planeta, con su intrigante hexágono y vórtice central.

La luna de Saturno Mimas es visible como una mera mancha cerca de la parte superior derecha. Con 396 kilómetros de diámetro, Mimas es considerada una luna de tamaño mediano. Es lo suficientemente grande como para tener forma esférica (debido a su propia gravedad), pero no es una de las lunas realmente grandes de nuestro Sistema Solar, como Titán. Incluso el enorme Titán es diminuto al lado del poderoso gigante de gas Saturno.

Esta vista apunta hacia Saturno desde el lado iluminado de los anillos, a unos 27 grados sobre su plano. La imagen fue tomada el pasado 27 de marzo en luz verde con la cámara de gran campo de la Cassini.

miércoles, 7 de junio de 2017

Unos días de desconexión...


¡Hola a tod@s! Por circunstancias personales, durante los próximos 12 días no podré dedicarme a Astrofísica y Física, ni a responder a vuestras preguntas y comentarios. Tan pronto como esté de vuelta, reanudaremos la actividad habitual y os responderé.

¡Nos vemos dentro de poco nuevamente! ¡Un saludo!

jueves, 1 de junio de 2017

LIGO detecta ondas gravitacionales por tercera vez

Un equipo internacional de investigadores ha realizado una tercera detección de ondas gravitacionales, ondulaciones en el espacio y el tiempo, en un descubrimiento que proporciona nuevas percepciones sobre la naturaleza misteriosa de los agujeros negros y, potencialmente, la materia oscura. Crédito: LSC / OzGrav
El Observatorio de Ondas Gravitacionales de Interferómetro  Láser (LIGO) ha realizado una tercera detección de ondas gravitacionales, ondulaciones en el espacio y el tiempo, demostrando que una nueva ventana en la astronomía ha sido firmemente abierta. Como ocurrió con las dos primeras detecciones, las ondas se generaron cuando dos agujeros negros colisionaron para formar un único agujero negro más grande.

El recién descubierto agujero negro, formado por fusión, tiene una masa equivalente a 49 veces la de nuestro Sol. Esto rellena una brecha entre las masas de los dos agujeros negros fusionados previamente detectados por LIGO, con 62 masas solares (primera detección) y 21 (segunda detección).

"Tenemos una confirmación adicional de la existencia de agujeros negros de masa estelar que son más grandes de 20 masas solares, estos son objetos que no sabíamos que existían antes de que LIGO los detectara", dice David Shoemaker del MIT,  portavoz de LIGO. "Es notable que los seres humanos puedan armar una historia y probarla para acontecimientos tan extraños y extremos que ocurrieron hace miles de millones de años y a miles de millones de años-luz de distancia de nosotros. Todos los colaboradores científicos de LIGO y Virgo trabajaron para unir las piezas de este puzzle. "