miércoles, 28 de junio de 2017

Encontrado un asteroide que "circula" en dirección contraria

Crédito : (c) 2017 - Western U., Athabasca U., Large Binocular Telescope Observatory
En nuestro Sistema Solar, se ha encontrado un asteroide que orbita en la dirección opuesta a la de los planetas. Denominado 2015 BZ509, pero conocido como Bee-Zed, este cuerpo tarda 12 años en completar una órbita alrededor del Sol. Este es el mismo periodo de tiempo que tarda Júpiter en hacerlo.

Este asteroide con órbita retrógrada fue identificado por Helena Morais, profesora del Instituto de Geociencias y Ciencias Exactas (IGCE-UNESP) de la Universidad Estatal de São Paulo. Morais había predicho su existencia dos años antes.

"Es bueno tener la confirmación de su existencia", dijo Morais. "Estaba segura de que las  órbitas retrógradas existían. Hemos sabido acerca de este asteroide desde 2015, pero la órbita no había sido claramente determinada, y no fue posible confirmar entonces la configuración co-orbital. Nuevas observaciones que redujeron el número de errores en los parámetros orbitales han permitido por fin deducir que el asteroide es retrógrado, co-orbital y estable ".


En colaboración con Fathi Namouni, del Observatorio de Côte d'Azur en Francia, Morais desarrolló una teoría general sobre los cuerpos co-orbitales retrógrados y sus resonancias orbitales retrógradas.

Los cuerpos coorbitales que orbitan al Sol en la misma dirección que un planeta pueden seguir trayectorias (curvas azules con flechas) que, desde la perspectiva del planeta, se ven como renacuajos, herraduras o "cuasi-satélites". Crédito: Helena Morais & Fathi Namouni

Las órbitas retrógradas son raras. Se estima que sólo 82 de los más de 726.000 asteroides conocidos tienen órbitas retrógradas. Por el contrario, los cuerpos coorbitales como los troyanos no son nada nuevo; Solo Júpiter está acompañado por unos 6.000 asteroides troyanos que comparten la órbita del planeta gigante.

Bee-Zed es inusual porque comparte la órbita de un planeta, pero en vez de moverse como un troyano, posee una órbita retrógrada que ha permanecido estable durante millones de años. Lo esperable, según los antiguos modelos, es que este tipo de cuerpos fueran expulsados de la órbita de Júpiter, pero al tener su órbita sincronizada con la del planeta, Bee-Zed posee un movimiento estable que evita cualquier tipo de colisión. Con una resonancia retrógrada de 1:1, el asteroide no se acerca nunca a menos de 176 millones de kilómetros del gigante gaseoso, por lo que su órbita no se perturba por la influencia del planeta.

Todos los planetas y la mayoría de los asteroides del Sistema Solar orbitan al Sol en la misma dirección porque el Sistema Solar emergió de una nube giratoria de polvo y gas, y la mayoría de los objetos constituyentes continúan girando como antes.

"La gran mayoría de los objetos retrógrados son cometas y sus órbitas son normalmente inclinadas y retrógradas, el más famoso, por supuesto, es el cometa Halley, que tiene una órbita retrógrada con una inclinación de 162 °, prácticamente idéntica a la de 2015 BZ509 , "Dijo Morais.

En los estadios finales de la formación planetaria, explicó, pequeños cuerpos fueron expulsados ​​lejos del Sol y de los planetas, formando la concha esférica de escombros y cometas conocidos como la nube de Oort.

"A estas distancias, los efectos gravitacionales de la Vía Láctea perturban a los cuerpos pequeños, inclinando sus órbitas, por lo que la Nube de Oort es más o menos esférico ", dijo Morais.

Wikipedia
Si las órbitas de estos cuerpos son perturbadas -por ejemplo, por una estrella pasajera- regresan al Sistema Solar interior pudiendo convertirse en cometas activos. "Los cuerpos pequeños y helados se calientan al acercarse al Sol, el hielo se sublima para formar la coma (una densa nube de partículas de gas y polvo alrededor de un núcleo) y a menudo una cola, haciendo que los cometas sean observables", explicó.

En el caso de 2015 BZ509, la característica más sorprendente es su largo período de estabilidad. En su comentario en Nature, Morais y Namouni dicen que la vida particularmente larga de 2015 BZ509 en su órbita retrógrada hace que sea el objeto más intrigante en la vecindad de Júpiter. "Se necesitan más estudios para confirmar cómo este misterioso objeto llegó a su configuración actual", concluyen.

Wiegert especula que Bee-Zed probablemente se originó en la nube de Oort, como los cometas de la familia Halley. En cualquier caso, se necesitarán más investigaciones para reconstruir el viaje épico de Bee-Zed a través del Sistema Solar.

"En realidad, 2006 BZ8 podría incluso entrar en resonancia retrógrada co-orbital con Saturno en el futuro. Nuestras simulaciones mostraron que la captura de resonancia es más probable para los objetos con órbitas retrógradas que para aquellos que orbitan en la misma dirección que los planetas", dijo Morais.

Se espera que Bee-Zed permanezca en el mismo estado durante otro millón de años. Su descubrimiento ha llevado a los investigadores a sospechar que los asteroides en co-órbitas retrógradas con Júpiter y otros planetas pueden ser más comunes de lo que se pensaba anteriormente, haciendo que la teoría expuesta por Morais y Namouni sea aún más convincente.


Fuente: Phys.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario