martes, 27 de junio de 2017

Un exoplaneta parcialmente nublado

Crédito: Mark Garlick/University of Warwick
Gracias a los recientes avances tecnológicos, los astrónomos pueden realizar cada vez mejores estudios sobre exoplanetas mediante la técnica de la fotografía directa. En un nuevo estudio, las imágenes del exoplaneta tipo Júpiter, 51 Eridani b, proporcionan pistas tentadoras sobre su atmósfera.

La detección de exoplanetas mediante el estudio de sus tránsitos por delante del disco de sus estrellas siguen aportando la mayor parte de los datos que poseemos de estos mundos. Pero la imagen directa tiene una gran ventaja con respecto a los tránsitos: permite obtener el espectro de la atmósfera del planeta.

51 Eri b es un exoplaneta similar a Júpiter situado a unos 100 años luz de distancia. Fue el primer objeto estudiado por el  Géminis Planet Imager Exoplanet Survey, un proyecto que empleó el instrumento Gemini Planet Imager (GPI) ubicado en Chile para buscar exoplanetas alrededor de 600 estrellas jóvenes cercanas.


Un equipo de científicos liderados por Abhijith Rajan (Universidad Estatal de Arizona) ha realizado nuevas observaciones en el infrarrojo cercano de 51 Eri b. Combinando sus resultados con datos de observaciones pasadas, han logrado caracterizar mejor las propiedades de 51 Eri b.

Un aspecto intrigante de 51 Eri b es el desafío de determinar su tipo espectral. Aunque su espectro es consistente con el de una enana T, la fotometría muestra que es inusualmente roja para este tipo espectral. Puede haber una explicación para esto: las nubes.

Rajan y colaboradores creen que los mejores modelos de ajuste para los espectros de 51 Eri b observados delatarían la presencia de nubes parásitas consistentes tantos con las nubes de sulfuro que se espera que se condensen en las  enanas de tipo T, como en los modelos de nubes de hierro y silicatos que se cree que pueden estar presentes en las enanas L, más rojas.

Por ello, los científicos creen que 51 Eri b podría estar en un proceso de transición de un cuerpo más cálido de tipo L a un cuerpo más frío de tipo T. 

Si bien queda mucho por aprender acerca de 51 Eri b, estos nuevos resultados proporcionan un excelente paso en la dirección correcta. Los autores también muestran que las futuras observaciones -como con el Telescopio James Webb- nos permitirán diferenciar aún más entre los modelos que describen este planeta.  La atmósfera intrigante de 51 Eri b lo convierte en un objetivo primordial para revisar a medida que nuestras capacidades de observación continúan mejorando.



Fuente: Space and Telescope.

No hay comentarios:

Publicar un comentario