sábado, 1 de julio de 2017

La escala de Turín: clasificación del peligro de impacto de objetos cercanos a la Tierra

Para celebrar el primer día oficial de los asteroides, a lo largo del fin de semana republicaremos artículos sobre estos pequeños cuerpos con la finalidad de aprender más sobre ellos.


El terdcer artículo que he elegido es: "La escala de Turín: clasificación del peligro de impacto de objetos cercanos a la Tierra"

La Escala de Turín es un método de clasificación del peligro de impacto asociado a los objetos de tipo NEO (Near Earth Objects, objetos cercanos a la Tierra), entre los que se encuentran asteroides y cometas. Fue creada como instrumento de uso de los astrónomos y el público para conocer enseguida la peligrosidad de un eventual impacto contra nuestro planeta, combinando la probabilidad estadística y el potencial derivado de la energía cinética que procede del mismo impacto. La Escala de Palermo es parecida, pero es más técnica y compleja.

La Escala de Turín emplea una escala de valores de 0 a 10. Un objeto clasificado con el número 0 indica que éste tiene una posibilidad casi nula de colisionar con la Tierra, o con efectos eventualmente comparables a los del polvo espacial normal, es decir, demasiado pequeño como para penetrar la atmósfera y alcanzar intacto la Tierra sin desintegrarse. Un valor de 10 indica una colisión segura, con efectos a gran escala, como sembrar la destrucción total en la Tierra. Sólo se expresan números enteros: no se usan por tanto valores fraccionarios o decimales.

Un objeto recibe un valor de 0 a 10 basándose en su probabilidad de colisión y en su energía cinética, expresada en megatones (1 megatón=1 millón de toneladas de TNT). Por ejemplo, Little Boy, la bomba atómica que estalló en Hiroshima (Japón), tuvo una potencia de cerca de 13 kilotones de TNT. Por tanto, un megatón de TNT equivale a cerca de 77 bombas como la de Hiroshima.


La Escala de Turín actual usa una escala de colores: blanco, verde, amarillo, naranja y rojo. Cada color tiene un sentido descriptivo.

RIESGO NULO (blanco)

0.La probabilidad de colisión es cero, o tan baja que es prácticamente cero. Se aplica también a objetos pequeños como meteoros o cuerpos celestes que se desintegran a su paso por la atmósfera, o que raramente caen a la Tierra en forma de meteorito, y sólo excepcionalmente pueden causar daños de algún tipo.

NORMAL (verde)

1.Las observaciones ocasionales pueden descubrir el paso cerca de la Tierra de objetos que tienen un cierto peligro de colisión. Los cálculos y análisis realizados muestran que las probabilidades de colisión son extremadamente bajas y no merecen mucha atención y preocupación entre la gente. Con casi total probabilidad, las nuevas observaciones que se hagan llevarán a una reasignación al nivel 0.

MERECEDORES DE ATENCIÓN POR PARTE DE LOS ASTRÓNOMOS (amarillo)

2.Colisión muy improbable de un objeto que lleva una trayectoria cercana a la Tierra. Merece la atención de los astrónomos, pero no hay motivo de preocupación por parte de la población, ya que el riesgo no es muy probable. Las nuevas observaciones pueden reasignar el riesgo al nivel 0.

3.Encuentro cercano, merecedor de atención por parte de los astrónomos. Los cálculos indican una probabilidad de colisión de hasta un 1%, capaz de causar destrucción a nivel local. Muy probablemente, las nuevas y más precisas observaciones reconduzcan el peligro al nivel 0. Será necesaria la atención del público y de las autoridades sobre todo si el riesgo de colisión está a menos de 10 años.

4.Encuentro cercano, merecedor de atención por parte de los astrónomos. Los cálculos indican una probabilidad de colisión de más de un 1%, capaz de causar devastación a nivel regional. Muy probablemente las nuevas observaciones reasignarán el nivel de peligro a 0. Será necesaria la atención del público y de las autoridades sobre todo si el riesgo de colisión está a menos de 10 años.

ACONTECIMIENTOS PREOCUPANTES (naranja)

5.Encuentro cercano con un objeto que supone una amenaza seria, pero todavía incierta, de devastación regional. La atención crítica de los astrónomos es necesaria para determinar si existe o no la posibilidad de un choque. Si la colisión está prevista para menos de 10 años, deben considerarse medidas gubernamentales de urgencia.

6.Encuentro cercano con un gran objeto que supone una amenaza seria, pero todavía incierta, de una catástrofe global. La atención crítica de los astrónomos es necesaria para determinar si existe o no la posibilidad de un choque. Si la colisión está prevista para menos de 30 años, deben considerarse medidas gubernamentales de urgencia.

7.Encuentro muy cercano con un gran objeto, que si ocurriera en el mismo siglo, supondría una amenaza sin precedentes, pero todavía incierta, de catástrofe global. En estos casos, deben planificarse medidas internacionales, y especialmente la necesidad de determinar rápidamente y con la mayor certeza posible si la colisión tendrá lugar o no.

COLISIÓN SEGURA (rojo)

8.La colisión es segura, y con capacidad para causar destrucción localizada si impacta en tierra o un tsunami si impacta en el mar. Tales acontecimientos se presentan de media entre una vez cada 50 años y una vez cada varios miles de años.

9.La colisión es segura, y con capacidad para causar destrucción regional sin precedentes si impacta en tierra o un tsunami devastador si lo hace en el mar. Tales acontecimientos se presentan de media entre una vez cada 10.000 años y una vez cada 100.000 años.

10.La colisión es segura, y con capacidad para causar una catástrofe climática global que pueda amenazar el futuro de la civilización tal como la conocemos impacte donde impacte, en tierra o en el océano. Tales acontecimientos se presentan de media una vez cada 100.000 años o más.



Hasta la fecha, el asteroide que había alcanzado el nivel más alto en la escala de Turín ha sido el conocido Apophis.

En el año 2004 se descubrió el asteroide Apophis. Al analizar su trayectoria saltó la alarma porque fue el primer cuerpo en alcanzar el nivel 4 en la escala de Turín. Los científicos calcularon que había una probabilidad de hasta el 2,7% (1 entre 37) de que el asteroide impactara contra la Tierra el 13 de abril del 2029. Pero tras analizar observaciones previas, los astrónomos fueron capaces de calcular su trayectoria con mejor precisión descartando cualquier peligro de impacto para el año 2029, pero no para su próximo paso cercano en 2036. Nuevas medidas recientes de la órbita también han descartado el peligro de impacto para el año 2036, pero los astrónomos vigilan este cuerpo ya que es posible que durante el sobrevuelo cercano a la Tierra en el año 2029, se pueda modificar su órbita. El descubrimiento de Apophis evidenció la necesidad de poseer un sistema de protección eficaz contra un posible impacto.

Aunque los científicos han descartado que se produzca un impacto el 13 de abril de 2029, el hecho de que coincida el sobrevuelo con un “viernes y 13” ha provocado que la red se llene de falsos rumores catastróficos. Apophis pasará a tan sólo 36.000 kilómetros de la Tierra, por lo que sí se tendrá que evaluar el posible daño que pueda causar a algún satélite artificial. Por lo demás, este evento será una oportunidad para que podamos observar el paso de un asteroide de la magnitud 3,3 en el cielo. ¡Todo un espectáculo visible a simple vista!

Ahora bien, aunque hemos descartado un posible impacto de Apophis, merece la pena preguntarse qué consecuencias tiene el impacto de un cuerpo de este tamaño sobre nuestro planeta. 

Los efectos exactos de cualquier impacto varían en función de la composición del asteroide, su ubicación y su ángulo de impacto. Cualquier impacto de un cuerpo de este tamaño sería fatal para un área de miles de kilómetros cuadrados, pero sería poco probable que tuviese efectos duraderos. Asumiendo que Apophis posee 325 metros de diámetro, si estuviese compuesto de roca sedimentaria, generaría un cráter de 4,3 kilómetros de impacto. Su entrada en la atmósfera generaría una energía cinética de 750 megatones. Se estima que el evento de Tunguska generó 3-10 megatones, la erupción de Krakatoa en 1883 fue equivalente a 200 megatones, y el impacto de Chicxulub, al que se ha culpado de la extinción de los dinosaurios, liberó 100.000.000 megatones. Los científicos sabrían semanas antes del impacto el lugar exacto donde se produciría lo que permitiría la evacuación de la población.

Bólido de  Cheliábinsk 

No hay comentarios:

Publicar un comentario