sábado, 12 de agosto de 2017

Betelgeuse: La Supernova eventual

Orión. Betelgeuse brilla bajo la Luna con su característico color rojizo. Crédito: Fran Sevilla.
Betelgeuse es una estrella que se aproxima al final de su vida. Es famosa entre los astrónomos aficionados no sólo por su tamaño y brillo, sino también porque es parte de Orión, una brillante constelación de invierno en el hemisferio norte.

Los astrónomos profesionales también vigilan de cerca esta estrella, ya que es notoriamente variable: su diámetro oscila entre 550 a 920 veces el diámetro del Sol. En 2013, los astrónomos anunciaron que Betelgeuse es probable que choque contra una "pared cósmica" de polvo interestelar dentro de unos miles de años.

Betelgeuse se encuentra a unos 600 años luz de distancia y tiene un brillo variable que suele llegar a 0,4 y cae por debajo de 1,2. Algunas observaciones del siglo XX de la Asociación Americana de Observadores de Estrellas Variables sugirieron magnitudes máximas de 0,2 en 1933 y 1942. Y es la 12ª estrella más brillante en el cielo nocturno. 


Cuando los astrónomos dicen que se espera que Betelgeuse explote pronto, significa brevemente en términos astronómicos: dentro de un millón de años, según varias fuentes. Predecir exactamente cuándo se convertirá en una supernova es difícil, sin embargo, depende de los cálculos precisos de su masa, así como de una comprensión de lo que está sucediendo dentro de la estrella.

Betelgeuse es tan vasta -su tamaño se extendería más allá de la órbita de Júpiter si se colocara en la posición del Sol en el Sistema Solar- que varios telescopios han capturado imágenes de la estrella y la han visto expulsando masa. Comenzando en 1993 y continuando durante por lo menos 15 años, su radio se contrajo un 15 por ciento, una cantidad asombrosa en tan poco tiempo.

"No sabemos por qué la estrella se está contrayendo", dijo Edward Wishnow, del Laboratorio de Ciencias Espaciales de UC Berkeley, en 2009. "Teniendo en cuenta todo lo que sabemos sobre las galaxias y el universo lejano, todavía hay muchas cosas que no sabemos acerca de las estrellas, incluyendo lo que sucede en las gigantes rojas que se encuentran cerca del final de sus vidas".

A medida que la estrella se prepara para lo que podría ser una gran explosión, otro desafío nos aguarda: se espera que choque encontra una pared de polvo interestelar en los próximos miles de años. Una imagen infrarroja del Observatorio Espacial Herschel publicada en 2013 sugirió que se estrellaría contra el polvo a una velocidad de 107.761 kilómetros por hora. La interacción del viento de la estrella comenzará dentro de unos 5.000 años, mientras que el núcleo de la misma colisionará 12.500 años después.

Observaciones en curso de Betelgeuse revelan que todavía tenemos mucho que aprender acerca de su estructura. El gas que se desprende de la estrella es más frío de lo que los astrónomos pensaban. Además, los científicos no están seguros de cuánta masa ha expulsado ya la estrella. Las posibles explicaciones incluyen campos magnéticos u ondas de choque, pero se necesitará más trabajo para confirmar estos modelos. Los astrónomos también están haciendo estudios comparativos con otra estrella supergigante roja, Antares, para entender mejor la situación.

Antares, junto con los cúmulos M4 y NGC 6144. Crédito: Fran Sevilla.
Mientras tanto, los científicos siguen desconcertados por la rotación ultra rápida de Betelgeuse, que es aproximadamente 150 veces más rápida de lo esperado. Esto podría explicarse si la estrella se "tragó" a otra estrella de masa solar hace unos 100.000 años, según un estudio de 2016. Dado el enorme tamaño de Betelgeuse - es 1.000 veces más ancha que nuestro Sol, con 1.400 millones de kilómetros de diámetro - debería estar girando mucho más lentamente.

En 2017, el Telescopio Grande de Atacama Millimeter / submillimeter Array (ALMA) tomó su primera imagen de la superficie de Betelgeuse, que los astrónomos dijeron que era la imagen de la más alta resolución todavía obtenida de la estrella.

Crédito: ALMA

Las investigaciones continúan.



Fuente: Space.com

6 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado bastante tu artículo, muy ameno y de ideas puntuales. Solo una pequeña sugerencia donde mencionas "...otra estrella de masa solar hace unos 100.000 años, según un estudio de 2016" deberías mencionar la fuente del estudio. Por lo demás excelente, siempre he tenido la impresión de que esa estrella ya explotó y no nos ha llegado la luz de la explosión, pero es solo una especulación personal.

    Felicitaciones. Lo compartiré en twitter.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las fuentes están en el enlace que pongo siempre bajo el artículo.

      https://www.space.com/35084-betelgeuse-red-giant-star-cannibal.html

      Hay a veces que los científicos se refieren a investigaciones sin dar un enlace a las referencias después, pero es fácil rastrearlas con los datos aportados. Si te interesa esa investigación, no creo que tengas dificultades en encontrar el paper.

      Un saludo!

      Eliminar