jueves, 14 de diciembre de 2017

Primera luz de ESPRESSO

Crédito: ESO

ESPRESSO ha observado su primera luz acoplado en el VLT (Very Large Telescope, Observatorio Paranal, Chile) de ESO. Este nuevo espectrógrafo Echelle, de tercera generación, es el sucesor de HARPS, instalado en el Observatorio La Silla. HARPS puede alcanzar una precisión cercana a un metro por segundo en las mediciones de velocidad, mientras que el objetivo de ESPRESSO es lograr una precisión de unos pocos centímetros por segundo gracias a los avances tecnológicos y a que está instalado en un telescopio mayor.

Según Francesco Pepe (Universidad de Ginebra, Suiza), “Este éxito es el resultado del trabajo de muchas personas durante diez años. ESPRESSO no es únicamente la evolución de nuestros instrumentos anteriores como HARPS: su mayor resolución y su mayor precisión lo convierten en revolucionario. Y a diferencia de los anteriores instrumentos, puede aprovechar toda la capacidad del VLT, ya que puede utilizarse con los cuatro telescopios individuales del VLT a la vez para simular un telescopio de 16 metros. ESPRESSO será insuperable durante por lo menos una década. ¡Estoy deseando descubrir nuestro primer planeta rocoso!”.

ESPRESSO puede detectar los pequeños cambios que se dan en los espectros de las estrellas cuando son orbitadas por un planeta. Este método de velocidad radial funciona gracias a que la fuerza gravitatoria de un exoplaneta influye sobre su estrella, haciendo que se mueva ligeramente. Cuanta menos masa tenga el planeta, menor será el movimiento. Debido a ello para detectar exoplanetas rocosos que puedan albergar vida se necesita un instrumento de muy alta precisión. Con este método ESPRESSO será capaz de detectar algunos de los planetas de menor masa jamás hallados.

Las observaciones de prueba incluyeron observaciones de estrellas y sistemas planetarios ya conocidos. Al compararlas con datos de HARPS se vio que ESPRESSO puede obtener datos de similar calidad pero con mucho menos tiempo de exposición.

Para Gaspare Lo Curto, “Traer ESPRESSO hasta aquí ha sido un gran logro y hemos contado con la ayuda de un consorcio internacional y de muchos grupos diferentes del ESO: ingenieros, astrónomos y personal administrativo. No solo tuvieron que montar el espectrógrafo, sino también la compleja óptica que recolecta la luz de los cuatro telescopios individuales del VLT”.

Aunque el principal objetivo de ESPRESSO es llevar la búsqueda de planetas a un siguiente nivel, encontrando y caracterizando planetas menos masivos y sus atmósferas, también tendrá otras muchas aplicaciones. Será la herramienta más potente del mundo para probar si las constantes físicas de la naturaleza han cambiado desde que el universo era joven. Algunas teorías de la física fundamental han predicho estos pequeños cambios pero nunca se han observado.

Cuando empiece a funcionar el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO, el instrumento HIRES (que actualmente está en la fase de diseño conceptual), permitirá detectar y caracterizar exoplanetas incluso más pequeños, del tamaño de la Tierra, así como estudiar sus atmósferas con la búsqueda de señales de vida.



2 comentarios:

  1. Hola Verónica, cuanto se tendría que mover una estrella que sea detectada por ESPRESSO? y cuanto por HARPS?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Por algunos datos que he visto, ESPRESSO podría detectar velocidades radiales de hasta 0,35 kilómetros por hora, mientras que HARPS de 4 kilómetros por hora.

      Saludos,

      Fran

      Eliminar