sábado, 26 de septiembre de 2020

Día Internacional de la Observación de la Luna

 

Hoy 26 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Observación de la Luna. Este evento se celebró por primera vez en el año 2010 y desde entonces se celebra anualmente en los meses de septiembre u octubre, coincidiendo aproximadamente con la luna en cuarto creciente, un momento en el la observación de nuestro satélite es más espectacular, al mostrar gran contraste los detalles situados sobre terminador (línea de separación entre la noche y el día lunar). Desde aquí os animamos a observar la Luna esta noche con aquellos medios que dispongáis y que disfrutéis de nuestro hermoso satélite.

En el siguiente enlace de la NASA encontraréis información sobre el evento:

NASA - International Observe the Moon Night


lunes, 14 de septiembre de 2020

Se detecta fosfina en la atmósfera de Venus

Los astrónomos han especulado durante décadas con la posible existencia de vida en las nubes altas de Venus. La detección de fosfina podría apuntar a tal vida "aérea" extraterrestre. Crédito: ESO/M. Kornmesser/L. Calçada & NASA/JPL/Caltech


 Los astrónomos acaban de anunciar el descubrimiento de una molécula, conocida como fosfina, en las nubes de Venus.

¿Por qué es importante este descubrimiento? Porque en la Tierra este gas solo lo podemos encontrar de dos formas: o bien fabricado de forma industrial, o producido por microbios.

Los astrónomos no descartan que el origen de este fosfano se deba a algún proceso geoquímico que se desconoce. La superficie de Venus es realmente corrosiva, por lo que las sondas no pueden sobrevivir mucho tiempo. Lo mismo ocurre con su atmósfera. 

domingo, 13 de septiembre de 2020

¿Qué constelación representa a la ninfa que fue nodriza de Zeus?

 El pasado 10 de septiembre propuse en nuestra cuenta de Twitter la siguiente pregunta: ¿Qué constelación representa a la ninfa que fue nodriza de Zeus?

Las opciones que propuse fueron:

      • Auriga
      • Norma
      • Capricornio
      • Vulpécula

Los resultados fueron muy similares para las 4 opciones, así que os voy a dar la respuesta, pero explicando también brevemente el significado de las opciones incorrectas.

Primero comenzaré con las respuestas incorrectas.


1.- Auriga


Auriga es una constelación del hemisferio norte conocida también como "el cochero".  Hay varias versiones pero la más conocida es la que identifica al cochero Mirtilo con la constelación.

El rey Enómao tenía una hija llamada Hipodamia. La princesa tenía muchos pretendientes pero el rey no tenía intención de permitirle contraer matrimonio. Para justificar su negativa, ideó una competición de carros de caballos. Todos los pretendientes de Hipodamia debían enfrentarse a él en una carrera. Aquel que le venciera podía casarse con su hija, pero si perdían la carrera serían condenados a muerte. Enómao no perdía ninguna carrera ya que sus caballos habían pertenecido al dios Ares y eran invencibles.

Pero entonces, Pélope, hijo de Hermes, quiso enfrentarse al rey. Al tratarse del hijo del mensajero de los dioses, Poseidón intervino y le regaló a Pélope un carro de oro tirado por yeguas aladas también de oro. Aun así, para asegurarse la victoria, y con la complicidad de Hipodamia, Pélope convenció a Mirtilo, el cochero de Enómao, para sustituir los clavos de sujeción de los ejes del carro del rey por copias de cera. A cambio de su ayuda, le prometió que si el rey perdía la carrera, Mirtilo obtendría como recompensa la mitad del reino y la noche de bodas con Hipodamia. 

En la carrera, cuando los caballos de Ares ganaron velocidad, las ruedas del carro de Enómao se desprendieron y el rey murió en la caída.

Tras la muerte del rey Mirtilo reclamó su parte del trato pero Pélope decidió asesinarlo. Hermes, al descubrir el engaño, honró al cochero y le otorgó un lugar entre las estrellas para que fuese recordado para siempre.

NOTA: sí que hay un mito que relaciona a la estrella Capella con la cabra que Amaltea ordeñaba para dar su leche a Zeus, o con un cuerno de esta. Pero en este caso hemos preguntado por la constelación.



2.- Norma


Norma o la Escuadra es una pequeña constelación del hemisferio sur situada entre las constelaciones de Escorpio y Centauro. Es una de las doce constelaciones recogidas en el siglo XVIII por el astrónomo francés Nicolas-Louis de Lacaille y  representa a un instrumento científico. El nombre latino también aparece a veces traducido como la regla, la escuadra del carpintero o el nivel. Es una constelación moderna, por lo que su historia no se remonta a Grecia.



3.- Vulpécula



Esta constelación, ideada por Johannes Hevelius en 1690, no se encuentra asociada a ninguna leyenda interesante ni a referencia mitológica alguna. Inicialmente se la llamó Vulpecula Cum Anser, la Zorra con el Ganso, pero actualmente se conoce simplemente como Vulpecula (la Zorra). Si os fijáis en la imagen superior, que data del año 1801, la zorra lleva un ganso en sus fauces.



4.- Capricornio


La constelación de Capricornio representa a Amaltea con una figura mitad cabra, mitad pez. Amaltea era una ninfa, que junto a su hija Adrastea se encargó de cuidar y alimentar a un Zeus recién nacido. 

Recordemos que Cronos fue advertido por su madre Gea que estaba destinado a ser derrocado por uno de sus propios hijos, como también él había derrotado a su padre Urano. Por ello, nada más nacer los dioses Deméter, Hera, Hades, Hestia y Poseidón, los devoró. Cuando iba a nacer su sexto hijo (Zeus) Rea, su esposa, de rogó a Gea que pensara un plan para salvarlo. Rea dio a luz en secreto a Zeus en la isla de Creta y entregó a Cronos una piedra envuelta en pañales, quien se la tragó sin advertir el engaño.

Rea entregó a Zeus a Amaltea para que lo cuidara en secreto. Cuando se alzó contra su propio padre y lo venció, le agradeció a Amaltea sus cuidados y la llevó a los cielos formando la constelación de Capricornio.




martes, 8 de septiembre de 2020

¿Qué proporción de la superficie lunar se puede ver desde la Tierra?

 Hace unos días os propuse responder a esta pregunta en Twitter: ¿Qué proporción de la superficie lunar se logra ver desde la Tierra? Y os di como opciones los siguientes porcentajes: 43%, 50%, 53% y 59%.

Dadas las respuestas recibidas, y como este es un tema complejo, he decidido redactar un artículo sobre los movimientos de la Luna para poder daros una respuesta más adecuada, ya que en Twitter sería un hilo muy largo.

Lo primero que vamos a hacer es repasar un poco las características principales de nuestro satélite.


Características principales de la Luna

La Luna es el único satélite natural de la Tierra. Cuenta con un diámetro de 3.476 Km (el de la Tierra es de 12.742 Km), y posee 1/81 veces la masa de nuestro planeta. La distancia media entre la Tierra y la Luna es de 384.400 kilómetros. ¿Por qué distancia media? Porque la órbita de la Luna en torno a la Tierra es elíptica (su excentricidad es de 0,05), es decir, unas veces se encuentra más cerca y otras más lejos de nosotros.

La distancia mínima entre la Tierra y la Luna es de unos 360.000 Km, y se produce en el perigeo, que es el punto de la órbita elíptica que recorre un cuerpo natural o artificial alrededor de la Tierra, en el cual dicho cuerpo se halla más cerca de su centro. 

Por el contrario, el apogeo es el punto en una órbita elíptica alrededor de la Tierra en el que un cuerpo se encuentra más alejado del centro de esta. En el caso de la Luna el apogeo está situado a unos 406.000 kilómetros.

Además, el plano de su órbita está inclinado 5º respecto del plano de la órbita de la Tierra. Por ello, no tenemos eclipses lunares todos los meses.


Movimientos de traslación y rotación de la Luna

Sabemos que nuestro planeta tarda casi 24 horas en rotar sobre su propio eje, y que tarda aproximadamente un año en orbitar en torno al Sol. En el caso de la Luna, nuestro satélite tarda el mismo tiempo en rotar sobre su propio eje y en completar una órbita alrededor de la Tierra: 27días 7 horas 43 min. Por este motivo, siempre nos enseña la misma cara.


Movimientos de libración de la Luna

  Un observador en la Tierra puede ver un poco más de la mitad de la superficie de la Luna, gracias a los conocidos comos "movimientos de libración" .

Sin este curioso fenómeno, del que muchas veces no somos conscientes porque ocurre a lo largo de los días, solo podríamos contemplar el 50% de la superficie de la Luna.

El nombre de libración procede del latín y significa balanza. Esto es debido a que este movimiento es percibido como un balanceo de la Luna. 

Hay tres tipos de libración, y en su conjunto consiguen que logremos ver el 59% de la superficie lunar. Analicemos uno por uno:


1.- Libración en longitud

Está causado por la excentricidad de la órbita lunar en torno a la Tierra. Las Leyes de Kepler nos dicen que cuando un cuerpo orbita en torno a otro en un órbita elíptica, su velocidad es mayor en el perigeo que en el apogeo. Es decir, cuando la Luna está más cerca de la Tierra, orbita en torno a ella más rápido que cuando se encuentra más lejos. 

Antes hemos comentado que el periodo de rotación y traslación de la Luna coinciden. Pero debido a estas diferencias de velocidad, como el giro de la Luna en torno a su eje se mantiene a la misma velocidad, se produce un pequeño desajuste entre rotación y traslación. Esto hace que la rotación de la Luna (o giro sobre sí misma) algunas veces se adelante y otras se atrase con respecto a su posición orbital. 

La libración en longitud hace que la Luna oscile respecto a nosotros en la dirección este-oeste, con una amplitud máxima de 7°54'. Por tanto, un detalle superficial lunar, que en el perigeo y en el apogeo se encuentra justo en el meridiano del lugar, se hallará algo hacia el este del meridiano cuando la Luna está entre el perigeo y el apogeo, y algo hacia el oeste cuando la misma está entre el apogeo y el perigeo.



2.- Libración en latitud

La libración en latitud es debida a la inclinación del eje de rotación lunar con respecto a la perpendicular del plano orbital.  Esta libración es una especie de cabeceo de norte a sur de 6° 50’. Por lo tanto, no solo pueden verse el polo norte y el polo sur de la Luna sino que se logra ver 6° 30’ más allá.

Crédito: NASA


3.- Libración diurna

Se debe al hecho de que el radio terrestre no es despreciable con respecto a la distancia a la Luna. El valor de esta libración es de casi un grado. Es decir,  dos observadores que se encuentran en dos puntos diferentes de la superficie terrestre ven en un mismo momento regiones algo diferentes de la superficie lunar.

Crédito: NASA/Bill Anders - http://www.hq.nasa.gov/office/pao/History/alsj/a410/AS8-14-2383HR.jpg


Como hemos mencionado, la suma de estos tres movimientos de libración provocan que desde la Tierra seamos capaces de contemplar el 59% de la superficie lunar.

La mejor forma de visualizar este fenómeno es observando sucesivamente la Luna durante varias semanas, tal y como podéis ver en el siguiente vídeo: https://youtu.be/p-UaJsfkQsQ







Enlaces consultados:


http://museovirtual.csic.es/salas/universo/universo5.htm#:~:text=El%20radio%20R%20de%20la,la%20Luna%20y%20la%20Tierra.&text=La%20distancia%20m%C3%ADnima%20(perigeo)%20de,es%20de%20unos%20406.700%20kil%C3%B3metros.

https://pwg.gsfc.nasa.gov/stargaze/Mmoon4.htm

https://www.ecured.cu/Libraci%C3%B3n_lunar

lunes, 7 de septiembre de 2020

¿Qué son las nebulosas? Características y tipos más importantes

Crédito: NASA
Las nebulosas son grandes nubes compuestas principalmente por gas y polvo. Pero, ¿son todas iguales? La propia palabra nebulosa ya nos da una pista sobre la apariencia de estos objetos celeste: no son compactos, si no que tienen una apariencia difusa.



También nos podemos preguntar si tienen el mismo origen, o si son características de una determinada zona de la galaxia. Las nebulosas asociadas con estrellas jóvenes se localizan en los discos de las galaxias espirales y en cualquier zona de las galaxias irregulares, pero no se suelen encontrar en galaxias elípticas puesto que estas apenas poseen fenómenos de formación estelar y están dominadas por estrellas muy viejas. El caso extremo de una galaxia en la que muchas nebulosas presentan intensos episodios de formación estelar se denomina galaxia starburst.


Vamos poco a poco a desentrañar los secretos que esconden estas coloridas nubes del cielo.




1.- Nacimiento y muerte de las estrellas


Las nebulosas están implicadas tanto en el nacimiento como en la muerte de las estrellas. Es decir, las estrellas se forman a partir de la condensación de la nube molecular original, tal y como está ocurriendo en la Nebulosa de Orión, donde la formación estelar es un proceso activo. 

Pero, por otra parte, las nebulosas también son los restos de las estrellas muertas, ya sea mediante la explosión de una supernova en las estrellas  gigantes (Nebulosa del Cangrejo), o la expulsión de las capas externa de la estrellas en los astros de menor tamaño (Nebulosa Dumbbell). 

Estos diferentes orígenes da apariencias distintas a las nebulosas. Las que tienen su origen en las supernovas tienen un aspecto más difuso, mientras que las procedentes de estrellas de menor tamaño son conocidas como nebulosas planetarias por su aspecto similar a los planetas gigantes gaseosos.



2.- Diferentes tipos de Nebulosas


Podemos dividir a las nebulosas en los siguientes tipos:

1.- Nebulosas difusas de emisión
2.- Nebulosas difusas de reflexión
3.- Nebulosas difusas de emisión y reflexión
4.- Nebulosas oscuras
5.- Nebulosas planetarias
6.- Remanentes de supernovas


2.1.- Nebulosas difusas de emisión


Una nebulosa de emisión es una nebulosa formada por gases ionizados que emiten luz en varias longitudes de onda. La fuente más común de ionización de estos gases son los fotones ultravioleta de alta energía emitidos por una estrella caliente cercana. Las conocidas como regiones H II, son nebulosas en las que tiene lugar la formación de estrellas, siendo las propias estrellas jóvenes y masivas la fuente de los fotones ionizantes. En muchas nebulosas de emisión, todo un cúmulo de estrellas jóvenes se encuentra ionozando el gas circundante.

El color de la nebulosa depende de su composición química y del grado de ionización. Debido a la prevalencia de hidrógeno en el gas interestelar y a su energía de ionización relativamente baja, muchas nebulosas de emisión aparecen rojas a causa de las fuertes emisiones de la serie Balmer. Si hay más energía disponible, otros elementos se ionizarán y las nebulosas verde y azul serán posibles. Así, al examinar los espectros de las nebulosas, los astrónomos infieren su contenido químico. La mayoría de las nebulosas de emisión están compuestas aproximadamente por un 90% de hidrógeno, siendo los elementos restantes helio, oxígeno, nitrógeno y otros en menor medida. Las nebulosas de emisión a menudo tienen áreas oscuras que son el resultado de nubes de polvo que bloquean la luz.

Algunos ejemplos de nebulosas de emisión son la Nebulosa Norteamérica o la Nebulosa Laguna.

 Nebulosa Omega. Crédito: ESO



2.2.- Nebulosas difusas de reflexión


En astronomía, las nebulosas de reflexión son nubes de polvo interestelar que cuentan con la capacidad de reflejar la luz de una estrella o estrellas cercanas. La energía de las estrellas cercanas es insuficiente para ionizar el gas de la nebulosa y crear una nebulosa de emisión, pero sí es suficiente para dar la suficiente dispersión y hacer visible el polvo. Por lo tanto, el espectro de frecuencias mostrado por las nebulosas de reflexión es similar al de las estrellas iluminadoras. Entre las partículas microscópicas responsables de la dispersión se encuentran compuestos de carbono (por ejemplo, polvo de diamante) y compuestos de otros elementos como el hierro y el níquel. 

Las nebulosas de reflexión suelen ser azules porque la dispersión es más eficiente para la luz azul que para la roja (este es el mismo proceso de dispersión que nos da cielos azules y puestas de sol rojas).

Ejemplos de nebulosas de reflexión son: La Nebulosa Cabeza de Bruja, o la nebulosa que rodea al Cúmulo de las Pléyades.


Crédito: NASA/ESA/AURA/Caltech



2.3.- Nebulosas difusas de emisión y reflexión


En ocasiones puede haber nebulosas que cumplan tanto los criterios de nebulosa de emisión como de reflexión. El caso más conocido es el de la Nebulosa de Orión. En el centro de la Nebulosa, las cuatro estrellas que forman el Trapecio producen con su luz la ionización de la materia circundante. Sin embargo, la parte más externa de la nebulosa se ve gracias al fenómeno de la reflexión.


Nebulosa de Orión. Crédito: Fran Sevilla


2.4.- Nebulosas oscuras


Una nebulosa oscura o nebulosa de absorción es un tipo de nube interestelar que es tan densa que oscurece las longitudes de onda visibles de la luz de los objetos que hay detrás de ella, como pueden ser las estrellas de fondo y las nebulosas de emisión o reflexión. Los cúmulos y grandes complejos de nebulosas oscuras están asociados con las nubes moleculares gigantes. Las pequeñas nebulosas oscuras aisladas se denominan glóbulos de Bok. Al igual que otros materiales o polvo interestelar, las cosas que oscurece solo son visibles mediante ondas de radio en radioastronomía o infrarrojos en astronomía infrarroja.

La forma de estas nubes oscuras es muy irregular: no tienen límites exteriores claramente definidos y, a veces, adoptan formas serpenteantes enrevesadas. Las nebulosas oscuras más grandes son visibles a simple vista y aparecen como parches oscuros contra el fondo más brillante de la Vía Láctea, como la Nebulosa Saco de Carbón.

Otro ejemplo muy conocido de nebulosa oscura es la Nebulosa Cabeza de Caballo.


Nebulosa Cabeza de Caballo. Crédito ESO


2.5.- Nebulosas planetarias


Las nebulosas planetarias son los restos de las etapas finales de la evolución estelar de las estrellas de menor masa. Las estrellas expulsan sus capas externas hacia el exterior debido a los fuertes vientos estelares, formando así capas gaseosas, dejando atrás el núcleo de la estrella en forma de enana blanca. La radiación de la enana blanca caliente excita los gases expulsados, produciendo nebulosas de emisión con espectros similares a los de las nebulosas de emisión que se encuentran en las regiones de formación de las estrellas. Son similares a las regiones H II porque la mayor parte del hidrógeno está ionizado, pero las planetarias son más densas y compactas que las nebulosas que se encuentran en estas regiones de formación estelar. 

Las nebulosas planetarias recibieron su nombre de los primeros observadores astronómicos que inicialmente no pudieron distinguirlas de los planetas, y que tendieron a confundirlas con estos. Se espera que nuestro Sol genere una nebulosa planetaria al final de su vida.

Ejemplos de nebulosas planetarias son: Hélice, Ojo de Gato o la Nebulosa del Anillo.


Nebulosa del Anillo. Crédito: Telescopio Espacial Hubble. NASA


2.6.- Remanente de supernova


Una supernova ocurre cuando una estrella de gran masa llega al final de su vida. Cuando se detiene la fusión nuclear en el núcleo de la estrella, esta colapsa. El gas que cae hacia adentro rebota o se calienta con tanta fuerza que se expande hacia afuera desde el núcleo, lo que hace que la estrella explote. La capa de gas en expansión forma un remanente de supernova, una nebulosa difusa especial. Aunque gran parte de la emisión óptica y de rayos X de los remanentes de supernova se originan a partir de gas ionizado, se produce una gran cantidad de la emisión de radio en una forma de emisión no térmica llamada emisión de sincrotrón. Esta emisión se origina a partir de electrones de alta velocidad que oscilan dentro de campos magnéticos.

Ejemplo de remanentes de supernovas son: Nebulosa del Cangrejo o Cassiopeia A.


Nebulosa del Cangrejo. Crédito: Telescopio Espacial Hubble. NASA



sábado, 5 de septiembre de 2020

El rayo verde de la Luna


 En ocasiones, cuando el Sol se encuentra cerca del ocaso se puede contemplar un fenómeno conocido como el Rayo Verde.

El concepto del destello o rayo verde fue popularizado por la novela El rayo verde de 1882, de Julio Verne. Este fenómeno óptico atmosférico ocurre poco después de la puesta de Sol o poco antes de su salida, en el que se puede ver un punto verde, normalmente por uno o dos segundos, sobre la posición del Sol. También puede verse como un rayo verde que sale del punto donde se ha puesto el Sol. Los destellos verdes son en realidad un grupo de fenómenos que surgen por diferentes causas, siendo algunas más comunes que otros. Se pueden observar desde cualquier altitud (incluso desde un avión), y normalmente se ven cuando el horizonte no presenta obstáculos, como en el océano, pero también aparecen sobre nubes y sobre montañas.


jueves, 3 de septiembre de 2020

¿Podemos tocar con las manos las estrellas frías?

Esta concepción artística ilustra la enana marrón llamada 2MASSJ22282889-431026. Crédito: NASA / JPL-Caltech
Aunque muchas veces nos quejemos del frío que tenemos (sobre todo los que vivimos en latitudes muy septentrionales), la verdad es que el Sol no es una estrella fría. Su superficie se encuentra a unos 5.500 grados centígrados.

 Además, nuestro caliente Sol brilla, y lo hace con fotones de diferentes longitudes de onda, desde radio, infrarrojos, el espectro visible, y ultravioleta. Hay incluidos fotones de rayos X. Si el Sol fuese más frío se vería más rojo, al igual que las conocidas enanas rojas. Y si fuese más caliente, lo veríamos más azul. Pero, ¿podría existir una estrella que fuera francamente fría?

La respuesta es sí, pero con el inconveniente de que tendríamos que ampliar nuestra definición de lo que es un estrella.