miércoles, 10 de octubre de 2018

Encuentran la primera evidencia de una posible luna fuera de nuestro Sistema solar

Crédito de la imagen: NASA/ESA/L. Hustak

Usando los telescopios espaciales Hubble y Kepler, los astrónomos han descubierto evidencias de lo que podría ser el primer descubrimiento de una luna que orbita un planeta fuera de nuestro sistema solar. Esta candidata a la luna, que está a 8.000 años luz de la Tierra en la constelación del Cisne, orbita un planeta gigante de gas que, a su vez, orbita una estrella llamada Kepler-1625. Los investigadores advierten que la hipótesis de la Luna es tentadora pero que debe ser confirmada por más observaciones con el Hubble.

Para Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la dirección de Misiones Científicas de la NASA (Washington), "Este hallazgo intrigante muestra cómo las misiones de la NASA trabajan juntas para descubrir misterios increíbles en nuestro cosmos. Si se confirma, este hallazgo podría alterar completamente nuestra comprensión de cómo se forman las lunas y de qué pueden estar formadas".

viernes, 28 de septiembre de 2018

Cráter Gullies y fracturas en Acidalia Planitia

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona

Esta imagen fue adquirida el 8 de abril de 2018 por el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. Esta imagen muestra las laderas occidentales con barrancos de un cráter sin nombre (de unos 10 kilómetros de diámetro) en Acidalia Planitia. Estas laderas han pasado por una historia complicada de erosión de las capas de roca en la parte superior, seguido de la formación de fracturas a lo largo de las laderas inferiores.

A medida que los barrancos continuaban formándose, las fracturas los atravesaron. Las crestas y lóbulos curvos en el suelo del cráter, la pendiente descendente de los ventiladores de escombros, junto con múltiples fracturas, sugieren que el subsuelo era rico en hielo. Este es un ejemplo de cómo los geólogos pueden utilizar el concepto de superposición para desentrañar el momento relativo de los eventos geológicos en la historia del cráter.

martes, 25 de septiembre de 2018

Tormentas de polvo en Titán detectadas por primera vez por Cassini

Crédito de las imágenes: NASA, ESA y/o Italian Space Agency

Los datos de la nave Cassini que exploró Saturno y sus lunas entre los años 2004 y 2017 han revelado lo que parecen ser gigantescas tormentas de polvo en las regiones ecuatoriales de Titán. El descubrimiento, descrito en un artículo publicado hoy en Nature Geoscience, convierte a Titán en el tercer cuerpo del Sistema Solar donde se han observado tormentas de polvo; los otros dos son la Tierra y Marte. La observación está ayudando a los científicos a comprender mejor el fascinante y dinámico entorno de la luna más grande de Saturno.

Para Sébastien Rodríguez, astrónomo de la Universidad Paris Diderot (Francia) y autor principal del artículo, "Titán es una luna muy activa. Ya sabemos eso sobre su geología y el ciclo exótico de hidrocarburos. Ahora podemos agregar otra analogía con la Tierra y Marte: el ciclo de polvo activo ". Las moléculas orgánicas complejas, que resultan de la química atmosférica y, una vez que son lo suficientemente grandes, eventualmente caen a la superficie, pueden elevarse desde grandes campos de dunas alrededor del ecuador de Titán.

lunes, 24 de septiembre de 2018

Mosaico de Cerealia Facula

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA/PSI

Este mosaico de Cerealia Facula combina imágenes obtenidas a altitudes tan bajas como 35 km sobre la superficie de Ceres. El mosaico se superpone en un modelo de topografía basado en imágenes obtenidas durante la órbita de mapeo a baja altitud de Dawn (385 km de altitud). No se aplicó ninguna exageración vertical.

El centro de Cerealia Facula se encuentra a 19,7 grados de latitud norte y 239,6 grados de longitud.


Fuente de la noticia: "Mosaic of Cerealia Facula", de NASA.

jueves, 20 de septiembre de 2018

Los hoyos de Chryse Planitia

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Univ. of Arizona

Esta imagen fue adquirida el 15 de mayo de 2018 por el Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA. Esta observación muestra montículos relativamente brillantes dispersos por todas las superficies más oscuras y diversas en Chryse Planitia. Estos montículos tienen cientos de metros de tamaño. El más grande de los montículos muestra un pozo central, similar a los cráteres colapsados que se encuentran en la cima de algunos volcanes en la Tierra. Los orígenes de estos montículos con hoyos o cráteres son inciertos. Podrían ser el resultado de la interacción de la lava y el agua, o tal vez se formaron a partir de la erupción de barro caliente que se originaba debajo de la superficie.

Estas características son muy interesantes para los científicos que estudian Marte, especialmente para aquellos involucrados en la misión ExoMars Trace Gas Orbiter. Si estos montículos están relacionados con el lodo, pueden ser una de las fuentes más buscadas de metano transitorio en Marte.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Cicatrices polares

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Además de ser evidencia de impactos pasados, los cráteres pueden servir a otro valioso propósito científico. Al contar la cantidad de cráteres en un área, los científicos pueden estimar la edad del terreno. Las superficies más antiguas, como en Mimas (396 kilómetros de diámetro), tendrán más cráteres por unidad de superficie que las superficies más jóvenes.

En esta imagen de Mimas, el norte está hacia arriba y girado 4 grados hacia la izquierda. La imagen fue tomada en luz visible con la cámara de ángulo estrecho de la nave espacial Cassini el 5 de junio de 2012. Cuando fue adquirida Cassini estaba a una distancia de aproximadamente 50.000 kilómetros de Mimas. La escala de la imagen es de 299 metros por píxel.


Fuente de la noticia: "Polar Scars", de JPL.

jueves, 13 de septiembre de 2018

Se despejan los cielos marcianos sobre Opportunity

Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Cornell/Arizona State Univ.

Nota: Artículo del 30 de agosto actualizado a 11 de septiembre.

La tormenta de polvo que rodea el planeta en Marte, detectada por primera vez el 30 de mayo y causante del cese de las operaciones para el rover Opportunity, continúa disminuyendo de intensidad.

Con cielos despejados sobre el lugar donde está Opportunity, en el Valle Perseverance de Marte, los ingenieros del Jet Propulsion Laboratory de la NASA (Pasadena, California), creen que el vehículo solar de 15 años de edad pronto recibirá suficiente luz solar para iniciar automáticamente los procedimientos de recuperación. Para prepararse, el equipo de la misión Opportunity ha desarrollado un plan de dos pasos para proporcionar la mayor probabilidad de comunicarse con éxito con el rover y volverlo a poner operativo.