viernes, 18 de junio de 2010

El movimiento de un exoplaneta

Los astrónomos han seguido por primera vez el movimiento de un exoplaneta alrededor de su estrella.
De los aproximadamente 450 exoplanetas identificados hasta la fecha, alrededor de diez, se han podido capturar directamente. De ellos, Beta Pictoris b tiene la órbita más pequeña. Se encuentra a una distancia de su estrella similar a la de Saturno con respecto a nuestro Sol, lo que le llevaría unos 20 años completar su órbita. Este rastreo es el primero que se realiza de su clase, por lo que tiene una gran importancia para el estudio de los exoplanetas.
Beta Pictoris b ha sido fotografiado por el instrumento NACO del VLT en 2003, 2008, y 2009. En las fotografías también podemos ver el disco de polvo que rodea a la estrella anfitriona.


El instrumento NACO que trabaja con la técnica de la óptica adaptativa, consigue eliminar gran parte del efecto borroso que produce la atmósfera de la Tierra para crear imágenes nítidas, y así poder estudiar el sistema Beta Pictoris b, situado a 60 años luz. La estrella central tiene una edad de tan sólo 12 millones de años y se encuentra rodeada por un disco de restos polvorientos, lo que demuestra que los planetas gigantes gaseoso se pueden formar en tan sólo unos pocos millones de años.
Las observaciones anteriores del sistema ya identificaron una cierta deformación en el disco, la existencia de un disco secundario con una cierta inclinación respecto al principal, e incluso se han detectado cometas cayendo hacia la estrella, lo que delataba la presencia de un planeta masivo en el sistema. Las nuevas observaciones probaron definitivamente la existencia de este exoplaneta. En la siguiente imagen tenemos una impresión artística del sistema Beta Pictoris, en el que se ve un planeta gigante gaseoso tipo Júpiter, el disco de polvo que rodea a la estrella, y la propia estrella.


Comparando imágenes tomadas en 2003, 2008 y 2009, se ha podido constatar el movimiento del planeta hacia un lado de la estrella, llegando incluso a ocultar parte de la luz de esta estrella debido a su paso por delante del disco estelar. Este planeta tiene unas nueve veces la masa de Júpiter, una masa suficiente para eclipsar parte de la luz de su estrella.
Esta observación también tiene importantes implicaciones para elaborar modelos de formación planetaria.
"Junto con los planetas encontrados alrededor de las estrellas jovenes y masivas Fomalhaut y HR8799, la existencia de Beta Pictoris b sugiere que los exoplanetas  tipo súper-Júpiter podrían ser derivados frecuentes de la formación de planetas alrededor de estrellas más masivas", dice el miembro del equipo Gael Chauvin.
Las imágenes directas que tenemos de los exoplanetas revela la diversidad de sistemas planetarios que conocemos. Entre ellos, Beta Pictoris b es el planeta cuya formación guarda más similitudes con los planetas gigantes de nuestro Sistema Solar, es decir, mediante la atracción de material sobre un núcleo rocoso. Este planeta, probablemente, se formó en una órbita cercana a la que ocupa hoy en día. Los exoplanetas que orbitan Fomalhaut y HR8799 se encuentran más allá de la órbita de Neptuno en nuestro Sistema Solar. Estos mundos lejanos parece que se han formado por un mecanismo diferente, tal vez en las regiones del disco protoplanetario que fueron gravitacionamente inestables, o alternativamente, se formaron más cerca de sus estrellas y fueron alejándose debido a la presencia de perturbaciones gravitatorias en el sistema.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario