jueves, 24 de junio de 2010

Formación estelar en la cola de gas de una galaxia


El Galaxy Evolution Explorer de la NASA ha descubierto una galaxia con una cola salpicada de nudos de nuevas estrellas brillantes. La cola, perteneciente a la galaxia IC 3418 pertenece al racimo de galaxias de Virgo y ofrece nuevas pistas sobre cómo ser forman las estrellas.
"El gas de esta galaxia está siendo eyectado en una estela turbulenta", dijo Janice Hester, Del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, y autora principal del reciente estudio publicado en la revista Astrophysical Journal Letters. "El gas que se precisa para la formación de las estrellas es más pesado que el gas que suele situarse entre las galaxias, pero este gas pesado puede abandonar las galaxias mediante remolinos de gas."
Las colisiones entre galaxias son un fenómeno bastante común en el Universo. Nuestra Vía Láctea se estrellará con la galaxia de Andrómeda en unos pocos millones de años. Estas colisiones galácticas pueden expulsar gas pesado desde las galaxias hasta su exterior debido a las fuerzas de marea.
Hester y su equipo estudiaron la cola de IC 3418, que se formó de una manera muy diferente, sin intermediar una fusión galáctica. IC 3418 pertenece al cúmulo de galaxias de Virgo situado a 54 millones de años luz de la Tierra. Este cúmulo masivo contiene cerca de 1.500 galaxias y es atravesado por gas caliente, lo que genera una fuerza de rozamiento entre la galaxia, que se mueve a 1.000 kilómetros por segundo, y el gas intergaláctico. A esta velocidad, el gas de IC 3418 se desprende de la galaxia generando una cola tras ella.
Los astrónomos fueron capaces de encontrar esta cola con la ayuda del Galaxy Evolution Explorer. Los racimos de estrellas masivas jóvenes se forman en la cola, brillando estas estrellas en la luz ultravioleta que el telescopio es capaz de ver. Las estrellas jóvenes se forman en densas nubes de gas de hidrógeno molecular. Esta es la primera vez que los astrónomos han encontrado pruebas sólidas de que las nubes de hidrógeno molecular se forman bajo las condiciones de violencia presentes en una estela turbulenta.
"La cola de IC 3418 muestra una fuerte turbulencia que promueve la formación de nubes densas y con ello, la formación de estrellas", dijo Mark Seibert, co-autor del estudio y miembro del equipo del Galaxy Evolution Explorer del Instituto Carnegie para la Ciencia en Pasadena.
Hester agregó que las colas de galaxias proporcionan el ambiente perfecto para aislar los factores que controlan la formación de estrellas.
"Estas colas son únicas, son lugares exóticos donde se pueden probar los mecanismos exactos detrás de la formación estelar", dijo Hester. "Comprender la formación de estrellas es fundamental para entender el ciclo de vida de las galaxias y las dramáticas transformaciones que sufren algunas galaxias. También podemos estudiar cómo funciona el proceso que afecta al desarrollo de planetas como el nuestro."
Otros autores del artículo son James D. Neill, Ted K. Wyder y Christopher Martin del Caltech; Armando Gil de Paz, de la Universidad de Computense de Madrid, España; Barry F. Madore, del Instituto Carnegie de Washington; David Schiminovich de Columbia University, NY, NY; y Rich Miguel de UCLA.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario