viernes, 18 de junio de 2010

La desaparición del Cinturón Ecuatorial Sur de Júpiter

Muchos recordaréis la noticia que anunciaba que Júpiter había perdido una banda. Entonces, es posible que os plantearais algunas preguntas como: ¿Cuánto tiempo tardó en desvanecerse el Cinturón? ¿Había ocurrido antes este fenómeno? ¿Cómo puede cambiar un planeta tan grande como Júpiter su apariencia en tan poco tiempo?En primer lugar vamos a ver una fotografía (a la izquierda) de Júpiter tomada por el Hubble el año pasado, concretamente el 23 de julio. En la imagen se puede apreciar la cicatriz que dejó sobre el planeta el impacto que sufrió en el polo sur, apenas cuatro días después de que el astrónomo aficionado Anthony Wesley lo descubriera. Ahora comparemos esta fotografía con esta otra imagen del Hubble tomada hace sólo dos semanas (a la derecha). 

 

El objetivo de esta fotografía tomada el pasado 7 de junio fue la de intentar ver cualquier marca dejada por el impacto que causó un destello detectado por astrónomo aficionados, entre los que se encontraba Wesley, el 3 de junio. Pero Hubble no detectó ninguna cicatriz. Aún así, esta imagen ofrece una ocasión para contemplar el nuevo aspecto del gigante gaseoso, con su recién blanqueado Cinturón Ecuatorial Sur (SEB). Algunos aficionados se han preguntado si lo que observaron Wesley y Go pudo ser un rayo en Júpiter, ya que últimamente se habla de la existencia de este fenómeno en Saturno. Pero un rayo no tendría el suficiente brillo como para poder ser visto desde la Tierra.
Júpiter es un planeta muy observado por los astrónomos aficionados, así que más de uno ha visto desaparecer la banda. No sólo Wesley y Go estudian minuciosamente a este gigante, sino que en la web Planetary Virtual Observatory & Laboratory, existe una base de datos de fotografías planetarias bajo la mano del Organismo Internacional de Observadores de Planetas Exteriores. En estas webs podéis encontrar fotografías de Júpiter realizadas todos los días desde el pasado verano en las que se evidencia claramente la variación que ha sufrido la SEB.En este enlace podéis ver una animación realizada a partir de una selección de estas imágenes así como la fuente de esta información.
Para el vído se ha intentado encontrar fotografías que no contuvieran a la Mancha Roja, ya que interrumpe el Cinturón Ecuatorial Sur y distrae de lo que se está tratando de ver. Los diferentes telescopios y filtros empleados por los aficionados hace que de unas imágenes a otras varíe mucho el aspecto de Júpiter. Emily Lakdawalla, autora de este vídeo, comenta que "no puede precisar una fecha para decir cuándo despareció el cinturón, sólo se desvanece poco a poco a la vista. De hecho, se perdió ya en relación con la banda del Norte en la fecha del comienzo de la animación, en noviembre del año pasado. Creo que había desaparecido en su mayoría antes de la conjunción".
Si alguien desea ver más imágenes de Júpiter en PVOL, y observar los cambios en la banda por sí mismo, tiene en la web una práctica herramienta de búsqueda. Sólo hay que poner "RGB" en el cuadro del "filtro" para poder buscar fotografías a color.
Así que vistas estas fotografías,Emily Dakdawalla no se aventura a anunciar una fecha en la que marcar cuándo ocurrió este fenómeno.
Ahora analicemos la segunda pregunta. ¿Ha ocurrido esto antes? Este fenómeno se produce cada 3 a 14 años. En 1996, Agustín Sánchez-Lavega y J.M. Gómez escribieron un artículo en el que explicaban el ciclo de vida del Cinturón Ecuatorial Sur (SEB). Fue publicado justo después de la última desaparición y su posterior oscurecimiento. En él se resumen los registros históricos disponibles sobre los cambios de esta banda de Júpiter.
El ciclo es el siguiente: En primer lugar se produce un calentamiento global. Entonces se produce un brote de actividad, y la formación de numerosas manchas. El brote se expande a una protuberancia global que se extiende a lo largo de 360 grados en longitud, pero con una medida limitada en latitud. Entonces, en ocasiones, pero no siempre, la perturbación se extiende en sentido longitudinal, en las regiones tropicales y ecuatoriales.
En cuanto al calendario, el periodo dura de 1 a 3 años. Una inestabilidad repentina de días de duración sólo da lugar a una alteración global de una duración de 1 a 6 meses, y luego, tal vez,se extienda a las regiones tropicales y ecuatoriales durante un año, entonces, se restablece el aspecto ordinario de la banda, comenzando un nuevo ciclo entre 1 y 14 años después.
Sánchez-Lavega también ha tenido dificultades para establecer una fecha de inicio de este último periodo. Esta incertidumbre en las fechas también se extiende a otros ciclos pasados.
En la siguiente imagen podemos ver una selección de fotografías del planeta gigante tomadas por diferentes sondas. En ellas podemos apreciar algunos cambios en la apariencia de Júpiter.

 

 Un total de siete naves espaciales han visitado Júpiter hasta la fecha y seis de ellas nos han proporcionado imágenes globales del planeta, ya que debido a un problema con la antena, la nave Galileo no ha enviado ninguna imagen global del gigante gaseoso. Estas seis imágenes muestran claramente cómo los fenómenos atmosféricos son generalmente constantes en Júpiter, pero pueden existir diferencias que pueden detectarse a través del tiempo. Por ejemplo, la Gran Mancha Roja que ha existido por lo menos durante los últimos trecientos años, se ha visto reducida y más ovalada con el paso del tiempo. La Voyager y la Cassini encontraron regiones turbulentas al noroeste de la Gran Mancha Roja. Los cinturones oscuros y zonas más brillantes se desplazan ligeramente hacia arriba y hacia abajo, y han sufrido un cambio relativo de brillo con el tiempo.
Júpiter es un blanco fácil para los astrónomos, por lo que las naves espaciales no son las únicas que pueden darnos pistas sobre el planeta. Por ejemplo, aquí tenemos una fotografía del planeta gigante tomada el 22 de octubre 1941 en el Observatorio de Meudon, en Francia. ¡Y no está el SEB!
Ahora ya tenemos aclarada la pregunta de si este fenómeno se ha producido con anterioridad. Pero nos queda por resolver las causas por las que se produce la decoloración de la SEB. Sánchez-Lavega explica que, al parecer, sobre los aerosoles y las partículas que forman el Cinturón Ecuatorial Sur, que son oscuras en longitudes de onda visibles, se superpone una capa de nubes más altas de partículas más claras, formadas probablemente por cristales de hielo de amoniaco, produciendo en la región un cambio en el color. Pero el SEB no es la única zona cambiante de Júpiter. Se conoce la existencia de variaciones en la reflectividad de los cinturones y de otras zonas del planeta, vinculados a fenómenos que todavía no se conocen muy bien.
Esta variabilidad de Júpiter hace que este planeta sea muy interesante para astrónomos aficionados y profesionales. Esta variabilidad empuja a personas como Wesley y Go a observar Júpiter noche tras noche, para tratar de constatar la vuelta de la SEB.

2 comentarios:

  1. guahoh muy interesante alguna vez quisiera hacer algun descubrimiento astronomico de tal magnitud jejeje.. a y para el q me qiera regalar un telescopio hable conmigo a mi correo electronico erick_S_gomez@hotmail.com (si fuera asi de facil la vida no??) jajaja... bueno sludosss

    ResponderEliminar