miércoles, 30 de junio de 2010

Resuelto el misterio del anillo gigante de gas que rodea al grupo de galaxias de Leo

Un grupo internacional de científicos ha dado a conocer el origen del anillo gigante de gas que rodea al grupo de galaxias de Leo. Con el Telescopio de Canadá-Francia-Hawai,los investigadores fueron capaces de detectar una firma óptica del anillo correspondiente a regiones de formación estelar. Esta observación verifica que el origen de este gas es galáctico y no, como se sospechaba, proveniente del gas primordial. Gracias a simulaciones numéricas realizadas en el CEA, se ha propuesto un escenario para la formación de este anillo: una violenta colisión entre dos galaxias, hace poco más de mil millones años. Los resultados serán publicados en el Astrophysical Journal Letters.
En las teorías actuales sobre la formación de galaxias, la acreción de gas primordial frío es un proceso clave en los pasos iniciales del crecimiento de las galaxias. Este gas primordial se caracteriza por dos rasgos principales: nunca ha morado en ninguna galaxia y no cumple con las condiciones necesarias para formar estrellas. ¿Es este un proceso de acreción que aún persiste en las galaxias cercanas? Para responder a la pregunta, los instrumentos de observación actuales están tratando de detectar el gas primordial.
El anillo de Leo, un anillo gigante de gas frío de 650.000 años-luz de ancho, rodea a las galaxias del grupo Leo, y es una de las nubes más dramáticas y misteriosas de gas intergaláctico que se conocen. Desde su descubrimiento en los años 80, su origen y su naturaleza se debatieron constantemente entre la comunidad científica. El año pasado, los estudios sobre la abundancia de metales en el gas dio lugar a la creencia de que el anillo estaba constituido por este famoso gas primordial.
Gracias a la sensibilidad de la cámara MegaCam del Telescopio de Canadá-Francia-Hawaii, el equipo internacional de científicos observó por primera vez la contrapartida óptica de las regiones más densas del anillo, en luz visible en lugar de en ondas de radio. Entonces observaron luz emitida por estrellas masivas jóvenes,por lo que el gas del anillo es capaz de formar estrellas.
La presencia de estrellas en formación en el anillo sugiere inmediatamente el origen de esta formación: el anillo es fruto de la colisión entre dos galaxias
Para asegurar esta hipótesis, el equipo utilizó simulaciones numéricas realizadas en el CEA para demostrar que el anillo era resultado de una colisión entre dos galaxias gigantes. En el momento de la colisión , el gas del disco de una de las galaxias es arrancado y eventualmente formar un anillo exterior de la galaxia. Las simulaciones permitieron la identificación de las dos galaxias que chocaron: NGC 3384, una de las galaxias en el centro del grupo de Leo, y M96, una galaxia espiral masiva en la periferia del grupo. También dieron con la fecha de la colisión: hace más de un mil millones de años.
La búsqueda del gas primordial sigue abierta.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario