viernes, 18 de junio de 2010

Se ha subestimado el contenido de agua del interior de la Luna

Científicos de la NASA han estimado a partir de unas mediciones recientes que el volumen de agua encerrada dentro de los minerales depositados en el interior de la Luna podrían superar a la cantidad de agua existente en los Grandes Lagos de la Tierra.
Científicos del Laboratorio de Geofísica de la Institución Carnegie en Washington, junto con otros científicos de los EE.UU., determinaron que el agua probablemente se presentó en una historia temprana de la Luna, presente en el magma caliente que después se enfrió y cristalizó. Este hallazgo significa que el agua es nativa de la Luna.
"Durante más de 40 años hemos pensado que la Luna estaba seca", dijo Francis McCubbin, de la Carnegie, y autor principal del informe elaborado con motivo de esta investigación. "En nuestro estudio observamos hidróxilo, un compuesto formado por un átomo de oxígeno unido con uno de hidrógeno, y apatita, un mineral  que retiene agua, en el conjunto de minerales que examinamos en dos muestras del Apolo y un meteorito lunar”.
El equipo de McCubbin utilizó pruebas que detectan elementos en rangos de milésimas de partes por mil millones. La combinación de sus mediciones con modelos que caracterizan la forma en la que el material se cristalizó cuando la Luna se enfrió durante su formación, encontraron que el contenido mínimo de agua variaba de 64 partes por mil millones a 5 partes por millón. El resultado es por lo menos dos órdenes de magnitud mayor que los resultados previos obtenidos a partir de las muestras lunares que estimaban el contenido de agua de la Luna en menos de 1 parte por mil millones.
“En este caso, cuando hablamos de agua en la Luna, nos referimos a agua con la forma estructural del hidroxilo”, dijo Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias de la NASA. “Éste es un componente muy pequeño de las rocas que componen el interior de la Luna”.
El origen de la Luna más aceptado indica que el satélite surgió como fruto del impacto de un objeto del tamaño de Marte contra la Tierra hace 4.500 millones años. Este impacto puso una gran cantidad de material en la órbita de la Tierra que finalmente se compactó para formar la Luna. El océano lunar de magma que se cree que se formó en algún momento durante este proceso de compactación, comenzó a enfriarse. Durante este enfriamiento, el agua escapó o se conservó como moléculas de hidroxilo en los minerales en cristalización.
Estudios anteriores hallaron evidencias de agua tanto en la superficie lunar como en su interior, usando respectivamente datos de teledetección de la nave india Chandrayaan-1 y análisis de otras muestras lunares. Investigadores de Carnegie observaron el interior de rocas cristalinas llamadas KREEP (K para el potasio, REE, por elementos de tierras raras, y P para el fósforo). Estas rocas están compuestas de una mezcla de rocas fundidas por un impacto lunar y de rocas basálticas.
“Como el agua es insoluble en los principales silicatos que cristalizaron, creemos que debería haberse concentrado en esas rocas”, dijo Andrew Steele de Carnegie y coautor del informe. “Por eso hemos seleccionado las KREEPs para su análisis”.
La identificación del agua en varios tipos de rocas lunares muestran una serie de firmas de trazas incompatibles, indica que el agua puede estar en bajas concentraciones, pero omnipresente en el interior de la Luna, posiblemente ya en el momento de la formación lunar y la cristalización del océano de magma.
“Es gratificante ver esta prueba del hidroxilo contenido en la apatita lunar”, dijo el científico lunar Bradley Jolliff de la Universidad de Washington en St. Louis. “Las concentraciones son muy bajas y, en consecuencia, han sido hasta hace poco casi imposibles de detectar. Ahora podemos comenzar finalmente a considerar las consecuencias (y el origen) del agua en el interior de la Luna”.

Más información en el enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario