miércoles, 28 de julio de 2010

Un asteroide potencialmente peligroso podría impactar con la Tierra en 2182

El asteroide potencialmente peligroso ‘(101955) 1999 RQ36’ tiene una probabilidad de uno entre mil de impactar contra la Tierra, y más de la mitad de esta probabilidad apunta a que podría ocurrir en el año 2182, según un estudio internacional en el que han participado investigadores españoles. Conocer este dato puede ayudar a diseñar con antelación mecanismos para desviar la trayectoria del asteroide.
“La probabilidad de impacto total del asteroide ‘(101955) 1999 RQ36’ puede estimarse en 0,00092 -aproximadamente uno entre mil-, pero lo que más sorprende es que más de la mitad de esta probabilidad (0,00054) corresponde al año 2182”, explica a SINC María Eugenia Sansaturio, coautora del estudio e investigadora de la Universidad de Valladolid (UVA).

Los científicos han calculado y monitorizado los posibles impactos para este asteroide hasta el año 2200 mediante dos modelos matemáticos (método de Monte Carlo y muestreo de la línea de variaciones). De esta forma han buscado los llamados Impactores Virtuales (VI), es decir, subconjuntos de incertidumbre estadística que conducen a colisiones con la Tierra en distintas fechas del siglo XXII. En 2182 aparecen dos VI con más de la mitad de todas las probabilidades de impacto.
El asteroide ‘(101955) 1999 RQ36’ forma parte de los potencialmente peligrosos (PHA, por sus siglas en inglés: Potentially Hazardous Asteroid), objetos con riesgo de colisionar con la Tierra por la proximidad de sus órbitas y que pueden causar daños. Este PHA se descubrió en 1999 y tiene unos 560 metros de diámetro.

El efecto Yarkovsky.

En principio su órbita está bien determinada gracias a 290 observaciones ópticas y 13 medidas radar, pero existe una “incertidumbre orbital” significativa porque, además de la gravedad, su trayectoria se ve influenciada por el efecto Yarkovsky. Este efecto o perturbación modifica ligeramente las órbitas de los objetos pequeños del Sistema Solar como consecuencia de que, al rotar, la radiación solar absorbida por estos se emite de una manera desigual a través de su superficie.
La investigación, que se ha publicado en la revista Icarus, predice lo que podría suceder en los próximos años teniendo en cuenta ese efecto. Hasta 2060 la divergencia de las órbitas que impactan es moderada, entre los años 2060 y 2080 crece en cuatro órdenes de magnitud porque el asteroide se aproxima a la Tierra en esas fechas, vuelve a crecer moderadamente hasta otro acercamiento en 2162, luego decrece, y 2182 aparece como año más probable para la colisión.
“La consecuencia de esta compleja dinámica no es únicamente una probabilidad de impacto comparativamente grande, sino también que un procedimiento realista de deflexión (desviación de la trayectoria) sólo se podría realizar antes del encuentro en 2080, y más fácilmente antes de 2060”, destaca Sansaturio.
La científica concluye: “Si este objeto se hubiera descubierto después del año 2080, la deflexión requeriría una tecnología no disponible actualmente. Por tanto, este ejemplo sugiere que puede ser necesario que la monitorización de impactos, que hasta ahora no cubre más allá de 80 ó 100 años, abarque más de un siglo. Así, las iniciativas para desviar este tipo de objetos se podrían llevar a cabo con recursos moderados, tanto desde un punto de vista tecnológico como económico”.

4 comentarios:

  1. en el año 2101 pasaría muy cerca un asteroide. no recuerdo su denominacion. pero también amenaza el próximo siglo.

    lo mas cercano es apophis. eso si. esto nos hace reflexionar de lo vulnerable que es la humanidad ante esas grandes grandes rocas.

    ResponderEliminar
  2. Yo no creo que seamos tan vulnerables. A medida que pasen los años, nuestra tecnología avanzará mucho más y podremos calcular con mayor precisión las probabilidades de impacto de los asteroides, para así analizar la mejor forma de desviar estos cuerpos de su trayetoria en caso de que se descubra que su trayectoria sea peligrosa para nuestro planeta.
    Continuamente surgen noticias como ésta. En mi opinión es una forma de decir "necesitamos fondos para estudiar los asteroides peligrosos". No quito la razón a estos científicos. Es importante mantener un control sobre las trayectorias de los asteroies potencialmente peligrosos. Pero tampoco hace falta asustar a la población.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Verónica, ha veces la prensa peca de sensacionalismo con tal de atraer la atención del lector. Sin embargo tiene su parte buena. Por una parte muchos que suelen pasar por encima de las noticias de ciencia se paran al ver estos titulares, y quizás con ello se interesan poco a poco por estos temas. Por otra parte, aquellos que acusan a la ciencia de "perder el tiempo" y mucho dinero con la investigacion extraplanetaria.. quizás se den cuenta de que en un futuro a saber cuanto lejano puedan sacar provecho de todo ello.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, Feannor. Muchas veces las personas no comprenden la importancia de invertir en investigación espacial. Yo trabajo en sanidad y a mis compañeras suelo contarles la historia de la evolución del pañal, tan necesario para nosotras. La "tecnología" de los pañales fue mejorada para las caminatas de los astrontas por el espacio. ¿Y qué me decís de los microondas y los GPS? Todos ellos surgidos de la investigación espacial. En astronáutica se desarrollan muchas tecnologías, necesarias para los avances en esta materia, que después encuentran su aplicación en la Tierra. Ejemplos, muchos: microondas, el velcro, el GPS, las lentes de contacto, el láser,... Los códigos de barras actuales fueron creados por la NASA para identificar las piezas de las sondas. E incluso los monitores cardíacos que hoy en día salvan tantas vidas, fueron creados para controlar el funcinamiento del corazón de los astronautasen el espacio. ¿Sigo? La historia es interminable.
    Tal vez, los periodistas deberían hablar de los beneficios de la investigación espacial y no de sus gastos iniciales.

    Un saludo!

    ResponderEliminar