martes, 10 de agosto de 2010

La ESA y la NASA eligen cinco instrumentos para su misión conjunta a Marte

La Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA han seleccionado los instrumentos científicos de su primera misión conjunta a Marte, el ExoMars Trace Gas Orbiter, prevista para 2016. La misión se centrará en el estudio de la composición química de la atmósfera marciana, especialmente del metano, que podría apuntar la existencia de vida en el Planeta Rojo.
La NASA y la ESA han puesto en marcha un programa conjunto de exploración marciana, una alianza sin precedentes para realizar investigaciones futuras en Marte. El ExoMars Trace Gas Orbiter es la primera de una serie planificada de misiones conjuntas para traer una muestra de la superficie marciana. Se invitó a los científicos de todo el mundo a proponer los instrumentos de la nave espacial, y ahora se comunican los proyectos elegidos.

"Para explorar completamente Marte queremos reunir todos los talentos de la Tierra que podamos", dice David Southwood, director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA. "Entre los objetivos de la misión está caracterizar la atmósfera del planeta, y en particular, buscar rastros de gases como el metano”. La presencia de este elemento, que se confirmó en 2003, permite investigar si Marte es o puede llegar a ser un planeta vivo.
La ESA y la NASA han seleccionado cinco instrumentos científicos entre las 19 propuestas presentadas, por su calidad científica y menor riesgo, y serán desarrollados conjuntamente por equipos internacionales de investigadores e ingenieros.
"Trabajando juntos reducimos la duplicación de esfuerzos, ampliamos nuestras capacidades y podemos ver resultados que jamás lograríamos solos", indica Ed Weiler, administrador de la Science Mission Directorate de la NASA en Washington.

Los cinco instrumentos elegidos.

El 'Mars Athmospheric Trace Molecule Occultation Spectrometer' (MATMOS), es uno de los instrumentos elegidos. Se trata de un espectrómetro de infrarrojos para detectar bajas concentraciones de componentes moleculares en la atmósfera, y cuyo desarrollo se centralizará en el Instituto de Tecnología de California (EEUU).
El segundo instrumento será el 'High resolution solar ocultation and nadir spectrometer' (SOIR/NOMAD), otro espectómetro de infrarrojos para detectar trazas de compuestos en la atmósfera y mapear su posición en la superficie marciana. En este proyecto participan científicos de España, Italia, Reino Unido, EEUU y Canadá, pero el investigador principal es del Belgian Institute for Space Aeronomy (Bélgica).
El 'ExoMars Climate Sounder'(EMCS) -un radiómetro de infrarrojos que realiza mediciones diarias de polvo, vapor de agua y componentes químicos de la atmósfera- y la 'High resolution Stereo Color Imager (HiSCI) -una cámara que ofrece imágenes en cuatro colores a un resolución de dos metros por pixel- son otros dos instrumentos. Los investigadores principales están en el Jet Propulsion Laboratory y la Universidad de Arizona (EEUU) respectivamente.
El quinto instrumento es otra cámara, el 'Mars Atmospheric Global Imaging Experiment' (MAGIE), gran angular y multiespectral para facilitar datos de apoyo. Se encarga a un investigador del Malin Space Science System de San Diego (EEUU).
La misión de 2016, que se lanzará en un cohete de la NASA, también llevará un vehículo de demostración de entrada, descenso y aterrizaje. La siguiente misión ExoMars, prevista para 2018, incorporará un ‘rover’ con un taladro capaz de coger muestras seleccionadas para su posible viaje a la Tierra, así como un sistema de aterrizaje y lanzadera de la NASA.

Enlace original: SINC.

2 comentarios:

  1. yo creía que esta misión seria llevada a cabo por un rover pero no. en 2016 este orbitador analizara la atmósfera de Marte y revolverá el misterio de las emisiones de metano

    el rover seria enviado en 2018 para la recogida de muestras

    ResponderEliminar
  2. Tras el éxito de los rovers Spirit y Opportunity, veo razonable que ahora se intente investigar el problema del metano en Marte. Muchos científicos creen que esta investigación también podría ayudar a entender los cambios climáticos terrestres, por lo que teniendo en cuenta el calentamiento global y sus consecuencias, esta investigación toma aún más revelancia.

    Saludos.

    ResponderEliminar