domingo, 11 de marzo de 2018

Polvorienta nube espacial

Crédito de la imagen: ESA/NASA/JPL-Caltech/STScI

Esta imagen muestra la Gran Nube de Magallanes en luz infrarroja vista por el Observatorio Espacial Herschel, una misión liderada por la Agencia Espacial Europea con importantes contribuciones de la NASA y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA. En los datos combinados de los instrumentos, esta cercana galaxia parece una explosión ardiente y circular. Sin embargo, no es fuego; esas cintas en realidad son gigantescas ondas de polvo que abarcan decenas o cientos de años luz. Importantes campos de formación de estrellas se ven en el centro, justo a la izquierda del centro y a la derecha. La región más brillante de centro izquierda se llama 30 Doradus, o la Nebulosa de la Tarántula, por su apariencia en luz visible.

Los colores en esta imagen indican las temperaturas en el polvo que impregna la nube. Las regiones más frías muestran que la formación de estrellas se encuentra en sus etapas más tempranas o que está cortada, mientras que las extensiones cálidas apuntan a nuevas estrellas que calientan el polvo circundante. Las áreas y los objetos más fríos aparecen en rojo, lo que corresponde a la luz infrarroja captada por el Spectral and Photometric Imaging Receiver de Herschel a 250 micrómetros. La Photodetector Array Camera and Spectrometer de Herschel rellena las bandas de temperatura media, que se muestran aquí en verde, a 100 y 160 micrómetros. Los puntos más cálidos aparecen en azul, cortesía de datos en 24 y 70 micrómetros de Spitzer.


Fuente de la noticia: "Dusty Space Cloud", de NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario