miércoles, 2 de enero de 2019

Novedades sobre Ultima y Thule

Hace pocos minutos que ha terminado la rueda de prensa impartida por el equipo de New Horizons, liderado por Alan Stern. En este post vamos a resumir los resultados ofrecidos y vamos a añadir pantallazos de la retransmisión de no muy buena calidad (no es fácil estar centrada al mismo tiempo en subir información a Twitter y escuchar la rueda de prensa).

Para empezar, el título del post está bien escrito: Ultima y Thule. ¿Por qué? Porque se ha confirmado que Ultima Thule es un cuerpo binario de contacto. Los científicos han pensado llamar Ultima al lóbulo mayor, y Thule al menor.


Los científicos han comparado la forma de Ultima Thule con un muñeco de nieve, pero yo no he podido resistirme  encontrar otro parecido razonable. Y no he sido la única, al poco tiempo de publicar esta imagen en internet, son varias las personas que seguían la rueda de prensa que han comparado a Ultima Thule con BB 8.



La imaginación es libre.



Las dimensiones de Ultima Thule son de unos 33 x 15 kilómetros. Sus dos lóbulos se adaptan perfectamente a las observaciones previas realizadas de una ocultación estelar.


Se cree que solamente un 10% de los cuerpos del Cinturón de Kuiper podrían ser bilobulados, por lo que ha sido una suerte dar con uno de ellos. Esta morfología nos proporciona la oportunidad de estudiar la agregación de pequeños cuerpos en el Sistema Solar temprano. Se cree que los cuerpos helados lejanos apenas han sufrido modificaciones desde los inicios del Sistema Solar, por lo que son el objetivo a la hora de estudiar su formación y evolución. Entender cómo se agregaron estos cuerpos también nos ayudaría a comprender cómo se formó la Tierra.

Los científicos proponen un modelo de formación para Ultima Thule que se resume en la siguiente imagen.



Se cree que este tipo de morfología no obedece a colisiones sino a la agregación a pequeña velocidad de cuerpos helados. Ya se ha visto anteriormente en los cometas este tipo de formas bilobuladas.


El color de Ultima Thule es similar al de Mordor, la región del polo norte de Caronte. Sin embargo, los científicos creen que el origen de esta tonalidad es diferente al de la luna. Todavía tienen que investigar más sobre este tema, aunque se sospecha que su origen se debe a la presencia de tolinas, un tipo de sustancia orgánica.


Con dos datos obtenidos, también han deducido cuál es el periodo de rotación de Ultima Thule: aproximadamente 15 horas. En la imagen inferior se aprecia cómo varia la curva de luz con respecto a la rotación en un cuerpo con la morfología de Ultima Thule y otro con forma elipsoidal.



Los datos de reflectividad se representan en la imagen inferior. Destaca la zona del cuello, y otros puntosa brillantes. Todavía se desconoce el origen de estas variaciones.


Otros datos de Ultima Thule son:


Todavía no se sabe si hay grandes cráteres en su superficie. Se espera averiguarlo cuando se procesen imágenes con más resolución. La existencia o no de estos cráteres es muy importante para poder deducir la evolución que ha sufrido este cuerpo.

Por último, nos despedimos con el modelo de Ultima Thule que ha acompañado a los científicos durante toda la rueda de prensa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario