lunes, 1 de julio de 2019

Encontrado un análogo de Encelado en un volcán de Hawai

Encelado. Fuente: wikipedia
 ¿Qué tienen en común un volcán submarino profundo de Hawai y la luna Encelado de Saturno? Los astrobiólogos esperan que la respuesta a esa pregunta sea la vida.

La montaña submarina conocida como Lō’ihi se encuentra frente a la costa sureste de la Isla Grande de Hawai y podría imitar las condiciones que los astrobiólogos creen que existen en la luna de Encelado de Saturno.

Si refleja el entorno de Encelado, el volcán podría ayudar en la búsqueda de vida en otros planetas, dijo Amy Smith, investigadora postdoctoral en la Institución Oceanográfica Woods Hole.

"Hay muchos mundos oceánicos en nuestro sistema solar", dijo Smith. "Además de la Tierra, mi favorito es Encelado". La sexta luna más grande de Saturno es uno de los lugares más populares entre los astrobiólogos que buscan vida en el sistema solar.

Esto se debe a que los científicos encontraron previamente evidencias de conductos hidrotermales, como los de Lō’ihi, y la producción de hidrógeno, un elemento que la vida (como la conocemos) necesita para sobrevivir. Los respiraderos hidrotermales son aberturas en el fondo marino que arrojan una mezcla de agua caliente y minerales. En agosto y septiembre pasados, Smith y su equipo visitaron el sitio, para comprender qué tipo de vida vive allí.

La montaña submarina de Lō’ihi, a diferencia de la mayoría de los otros volcanes submarinos, no se encuentra en una zona de fractura en el fondo del océano donde la roca fundida se filtra y crea una nueva corteza. 


Lō’ihi en 3D. Fuente: wikipedia
"No esperamos que la tectónica de placas exista en estos otros mundos", dijo Smith. "Entonces, las condiciones en Lō'ihi" son la situación más probable que encontraríamos ". Además, esta misteriosa luna cubierta de hielo probablemente tenga temperaturas y presiones similares a las del volcán submarino de Hawai. Las temperaturas de los respiraderos hidrotermales en este lugar se sitúan entre los 86 y 104 grados Fahrenheit (30 a 40 grados Celsius), lo suficiente para que exista vida. La cima de Lō'ihi tendría la misma presión que el lecho marino de Encelado.

La cima de Lō’ihi se encuentra a unos 3,200 pies (1,000 metros) debajo de la superficie. Los organismos que viven allí no tienen el lujo de recibir la luz solar que se puede utilizar para alimentarse mediante la fotosíntesis. Más bien, la vida utiliza un proceso llamado quimiosíntesis por el cual consumen dióxido de carbono para construir sus células y crecer.

"No vemos muchos organismos típicos en este sitio", dijo Smith. Tal vez, un par de peces y algunos camarones, agregó. Este sitio está dominado principalmente por matas de bacterias, típicamente Mariprofundus ferrooxydans.

Los resultados preliminares de los investigadores muestran que estas bacterias no solo dominan la superficie de Lō’ihi, sino que también estuvieron presentes en los chorros de los respiraderos hidrotermales. "Esto significa que las capas pueden extenderse por debajo de la superficie y están presentes en las grietas y fisuras de las rocas más profundas.

Además, también visitaron la costa del volcán Kilauea que había entrado en erupción unos meses antes (en mayo pasado) y encontraron que las mismas formas microbianas se asentaron en la lava de enfriamiento a profundidades de 2.083 pies (635 metros) en el agua. Estas bacterias utilizan el oxígeno para crear energía. Sin embargo, "si hay o no oxígeno en algunos de estos otros mundos oceánicos está en debate", dijo Smith. "Así que no estábamos realmente seguros de si esta es una buena ubicación o no en base a eso".

El análisis de los investigadores sobre muestras antiguas, que todavía no se han publicado, muestra que los organismos tienen genes que podrían ayudarlos a utilizar el carbono sin usar oxígeno, dijo.

"Creo que es un buen análogo tanto para la exploración científica como para las pruebas tecnológicas en condiciones realistas no fáciles de alcanzar", dijo Petra Schwendner, becaria postdoctoral en la Universidad de Florida que no era parte de la Investigación, pero que asistió a la charla. "Se cree que la luna de Saturno Encelado tiene condiciones ambientales similares".

Ann Cook, profesora asociada de la Facultad de Ciencias de la Tierra en la Universidad Estatal de Ohio, que tampoco formó parte del estudio pero asistió a la charla, estuvo de acuerdo. "A mí, me pareció una buena opción para comprender cómo podrían interactuar los microbios en cualquier tipo de sistema de ventilación", dijo.


Fuente original: Space.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario